Por: Roberto Rendón Vásquez

Expreso, Extra y otros periódicos informan que el congresista Orlando Arapa Roque ha propuesto un proyecto de ley para, implícitamente, extinguir a corto tiempo el derecho remunerativo laboral de la Compensación por Tiempo de Servicios “permitiéndose” el retiro del 100% de ese beneficio declarándolo de “libre disponibilidad” del trabajador.

La CTS es una conquista de los trabajadores asalariados que viene desde 1902 en el Código de Comercio, en caso de que el servidor fuese despedido, derecho que después fue insertado en la Ley N° 4016 de 1924 en que se incrementó el beneficio, pero era solamente para empleados. Posteriormente se llegó a establecer la suma de una remuneración mensual por cada año de servicios. Los obreros lograron que se les pague 15 salarios por cada año de servicios. En enero de 1962 se consolidó el derecho e igualó el monto para empleados y obreros. En 1991 se promulga el Decreto Ley N° 650 cuyo TUO del 07 /02/ 1997 consolidando el derecho que conquistaron los trabajadores con años de lucha. Desde 1997 el empleador debe depositar cada seis meses la CTS de sus trabajadores en una entidad bancaria o financiera elegida por el servidor.

La CTS es un derecho social laboral cuya finalidad es establecer y consolidar un fondo económico del trabajador para que haga frente a futuras contingencias devinientes de la extinción del contrato de trabajo para que esté en condiciones de cubrir sus necesidades personales y familiares. Por esta razón se estableció que solamente se cobraría cuando haya terminado definidamente la relación y contrato de trabajo con su empleador. Esto lo han aceptado generaciones de trabajadores durante todo el siglo XX.

Contrariamente algunos sectores empresariales han perseguido que se elimine o extinga la CTS. Inicialmente no lo lograron hasta que legisladores obtusos normaron que el trabajador podía retirar parte del total acumulado de la CTS.

Ahora se pretende extinguirlo definitivamente. Aparentemente no hacen daño. Estamos en un momento en que se pretende también extinguir los fondos jubilatorios. Saben que mucha gente prefiere el dinero ahora sin medir las consecuencias en corto plazo.

Quienes, aprovechando la situación actual, lo proyectan como norma legal, están afectando severamente el futuro de los trabajadores, que será cuando estén ancianos y no tengan medios para subsistir. Entonces será un grave problema no solamente económico sino social y político. ¿Con qué dinero vivirán cuando estén sin empleo?

Razonen.