¿Por qué la izquierda ha iniciado una feroz campaña de desprestigio al equipo técnico de FP?

Ante la ausencia de equipo técnico presentable del candidato Castillo, la izquierda radical ha recurrido a una campaña de demolición de los integrantes del equipo técnico encargado del Plan de Gobierno de Fuerza Popular (FP). Sin argumentos ni propuestas han recurrido al insulto y la calumnia, sin dudar distorsionar los hechos y desinformar a la población.

Por ejemplo, en mi caso se me ha presentado como un corrupto que se levantó en vilo los recursos de la nación desamparando a los más pobres. Por el solo hecho de haber sido ministro de Economía de Alberto Fujimori se han revivido las falsedades que caracterizaron la feroz persecución política que se desató contra todos los ministros de Economía de AF durante el régimen corrupto de Toledo. Para sustentar la acusación de que Fujimori había sido un ladrón se tenía que demostrar que todos los ministros de Economía habían sido también ladrones. Para ello se iniciaron múltiples investigaciones asumiendo que todos tenían como punto de partida que pertenecíamos a una “asociación ilícita para delinquir”. Es decir, que uno tras otro, los ministros nos reuníamos semanalmente en el Consejo de Ministros para planificar el saqueo de las arcas del Estado.

Con base a esta premisa se creó una comisión en el Congreso cuyo único propósito fue identificar y en muchos casos inventar, acusaciones contra todos los ministros de Economía. En mi caso, a pesar del corto periodo que estuve en el ministerio se me hicieron 5 acusaciones: (1) Desvío de fondos del MEF al SIN; (2) Participación fraudulenta en el proceso de renegociación de la deuda externa; (3) Compra de los MIGs a Bielorrusia y a Rusia; (4) Rescate del Banco Latino; y (5) Favorecimiento a Montesinos a través del RUC Sensible de la Sunat.

De las cinco acusaciones, las dos primeras no llegaron a la fase de juicio porque se comprobó mi nula participación en estos hechos. El tercer caso estuvo relacionado con la compra de aviones de guerra y sus repuestos en los tiempos del enfrentamiento con Ecuador. Este caso emblemático duró más de 12 años, involucró al Ing. Jorge Camet, al Ing. Alberto Pandolfi y a mí, entre otros. Este juicio fue anulado en una primera instancia y se volvió a realizar para terminar declarándonos finalmente inocentes de todos los cargos.

El cuarto caso, referido al rescate del Banco Latino, llegó a juicio oral, fue el más injusto y politizado de los 5 casos. A fines de 1998, en medio de una crisis financiera mundial, ese banco enfrentaba una corrida por nerviosismo de sus clientes. COFIDE tenía en el Banco Latino un depósito a plazo por US$60 millones que no podría retirar de inmediato y, por ello, estaba en riesgo de no poderse recuperar en caso de quedar el banco insolvente. Por ello COFIDE consideró que lo más sensato era convertir ese depósito en un aporte de capital preferente.

Luego de las debidas consultas legales con dos prestigiosos estudios de abogados, como ministro de Economía autoricé a los directores representantes del MEF en el directorio de COFIDE a votar a favor de esa capitalización. Como no pudieron acusarme de haberme favorecido con el salvataje del banco ni haber favorecido a los accionistas del banco, quienes perdieron todo su capital, el sustento de la condena fue que no se había consultado la decisión con el ministro de Justicia. La decisión judicial no tomó en cuenta que todos los países adoptan medidas aún más extremas, cuando existe un riesgo de crisis del sistema financiero, para salvaguardar las cuentas de los depositantes y la salud del sistema financiero. El Poder Judicial no respetó el principio universal del juez natural al asignar jueces ad hoc para el juzgamiento de los colaboradores de Alberto Fujimori. La presión mediática contribuyó a que los magistrados me impusieran una pena de prisión suspendida y al pago de una reparación civil de dos millones de soles que vengo pagando de acuerdo con mis posibilidades económicas.

El quinto caso, el del RUC Sensible, se refiere a mi actuación como superintendente de la Sunat. En este caso se me acusó de haber montado un sistema de cómputo para proteger a Montesinos y sus allegados de posibles fiscalizaciones por parte de la Sunat. En el juicio quedó demostrado que el mal llamado RUC sensible, no fue diseñado para proteger a Montesinos sino para detectar a los malos funcionarios de la Sunat quienes, aprovechando las debilidades de seguridad del sistema informático de la Sunat, extraían información que luego utilizaban para fines políticos, o para extorsionar a contribuyentes.

Como el tema del RUC sensible quedó descartado, la acusación se derivó a que yo y el Sr. Jaime Iberico, que fue el superintendente que me sucedió, habíamos ordenado la fiscalización de Montesinos, pero de forma irregular y de manera parcializada, y de no haber denunciado a Montesinos por lavado de dinero. La responsabilidad de la investigación por lavado de dinero no le corresponde a la Sunat sino a la Fiscalía de la Nación. Al no poder comprobar que ni el Sr. Iberico ni yo habíamos recibido un centavo por estos mal llamados favores, se nos acusó de habernos favorecido con nombramientos, en mi caso para ocupar el cargo de ministro de Economía y en el caso del Sr. Iberico con el cargo de superintendente. Como resultado se nos condenó a una pena de cárcel suspendida y al pago de una reparación civil de 60,000 soles que ya ha sido totalmente cancelada.

Sin embargo, lo que la campaña de demolición no dice son sobre las calificaciones y los logros como profesionales de los miembros del equipo de Keiko. En mi caso, mi experiencia y resultados de largo justifican mi participación como integrante del equipo técnico encargado de la elaboración del plan de gobierno de FP, especialmente porque mi participación no busca el logro de una cartera en un potencial gabinete de FP.

Mi formación académica empezó en la Universidad Nacional de Ingeniería donde obtuve el título de Bachiller de Ingeniería Eléctrica y Electrónica. Luego gané una beca para obtener una maestría en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) con una tesis referida a la aplicación de la teoría de control óptimo a los modelos econométricos.

Con esa experiencia volví al Perú y trabajé en el Instituto Nacional de Planificación elaborando uno de los primeros modelos econométricos de la economía peruana (PLANEX) que fue utilizado con éxito en el Plan Nacional de Desarrollo a Largo Plazo 1978 – 1990. Luego de esta etapa viajé becado por el Consejo Británico a Inglaterra para estudiar en la Universidad de Manchester, Inglaterra, donde obtuve una maestría en econometría en 1981 y luego el grado de PhD. en el año 1983, sustentando mi tesis con el tema de tributación óptima en el contexto de las decisiones de inversión con incertidumbre, que fue muy útil cuando, años más tarde, fui nombrado jefe de la Sunat.

A mi vuelta al Perú, asumí el cargo de gerente de Estudios Económicos de La Fabril y en 1985 fui promovido a la sede central de la multinacional Bunge & Born en Sao Paulo, Brasil, de la cual La Fabril era parte, asumiendo el cargo de Economista Jefe de toda la organización, que operaba en 14 países. Después de 9 años en Brasil, en 1994 volví al Perú para incorporarme al Instituto Peruano de Economía donde tuve el honor de ser su primer gerente general.

En 1996 el Ing. Jorge Camet, en ese entonces ministro de Economía, me encargó la Superintendencia de la Sunat. Durante mi gestión como superintendente la Sunat rompió el estancamiento en la recaudación llevándola a niveles históricos en relación con el PBI, con el apoyo del BID y la Agencia Española, que permitió una revolución tecnológica en el área de informática y se logró la unificación de la recaudación de EsSalud y la ONP.

Al asumir la cartera del MEF en 1998 enfrenté la “tormenta perfecta” por la simultánea ocurrencia del fenómeno del Niño, el conflicto con el Ecuador y la crisis de la deuda rusa que nos forzó a realizar el salvataje del Banco Latino y a recorrer el mundo para evitar el corte de líneas de crédito que traería consigo la ruptura de la cadena de pagos del sistema financiero.

A pesar de estos problemas, se lograron significativos avances en el área de la previsión social al crear el Fondo Consolidado de Reservas (FCR) al que se destinó un gran porcentaje de los fondos de privatización. En la actualidad el FCR es la base del sistema de pensiones de la ONP. Adicionalmente se creó el FONAHPU para el refuerzo de las pensiones recibidas por los pensionistas de más bajos recursos. Este fondo se creó transfiriendo los activos de Electroperú (Hidroeléctrica del Mantaro) al FCR para que los dividendos generados por esta empresa fueran utilizados como un refuerzo de las pensiones más bajas.

Otros logros de mi gestión fueron la implantación del Sistema de Administración Financiera (SIAF) que ha dado transparencia y eficiencia a la ejecución presupuestal y la estructuración del Fondo Mi Vivienda bajo la dirección de Jorge Peschiera. La canalización de los recursos del extinto Fonavi fueron la base del Fondo Mi Vivienda que empezó a otorgar créditos en 1999.

Al culminar mi gestión en el MEF asumí el cargo de director ejecutivo por Perú, Colombia y Ecuador en el BID. Al dejar el BID en el 2001 fui nombrado Asesor Técnico Senior del FMI en temas fiscales. En esta posición tuve la oportunidad de viajar a más de 24 países de Asia, África, Centro América, el Caribe, en misiones de asistencia técnica de temas relacionados con la introducción del IGV en nuevos países, la reforma de Administraciones Tributarias y mejoras de los procesos presupuestarios y definición de reformas tributarias.

Después de seis años de permanencia en el FMI, me he venido desempeñando como consultor externo del BID, BM, FMI y la Unión Europea, participando en misiones relacionadas con los procesos de reformas tributarias en países como Jamaica, Cabo Verde, Vietnam, Barbados, Ecuador, Bahamas. introduciendo en esos países el uso intensivo de herramientas cuantitativas y modelos econométricos para permitirles conocer el impacto de diferentes decisiones sobre la economía, la desigualdad, el empleo y la informalidad.

Es precisamente esta experiencia lograda en más de 30 años de experiencia en el diseño de políticas públicas basados en el empleo de modelos econométricos de equilibrio general a lo largo y ancho del mundo la que he volcado en la elaboración de los temas económicos del plan de gobierno de FP. (El contenido de esta columna se puede consultar en http://www.prediceperu.com/).