Los que no quieren a Sporting Cristal podrán argumentar que los celestes no ganaron un solo partido de semifinales y final, podrán zapatear porque Carrillo ensució todo en Arequipa, podrán quejarse argumentando que solo la diferencia del gol de visita definió las cosas. Y pueden sacar argumentos adicionales, pero no por ello el Sporting Cristal es menos campeón.

Gambetta solo cometió un grueso error en la jugada en la que Silva se escapa. Hubo falta clara del Melgar, el juez dejó seguir pero de inmediato el celeste perdió el balón. Lo reglamentario era retrotraer la jugada y cobrar la falta inicial.

El que sí se equivocó feo es Juan Máximo Reynoso. El domingo la inefectividad de la delantera arequipeña fue clamorosa y aunque es fácil opinar después del encuentro, pienso que con la experiencia del “Cachete” Zúñiga le hubiera ido mejor que con José Carlos Fernández.

Este Sporting Cristal juega en un nivel muy inferior al de Mosquera o al de Ahmed. Pero el campeón salió airoso y se dio el lujo de lucir a la revelación del torneo. Me refiero a Aquino, un verdadero todo terreno. He tenido ayer comunicación con el Flaco Quesada y compartíamos la alegría por el gran nivel de Aquino. Y ese Flaco Quesada algo sabe de ese puesto…

Nunca vi a Melgar regalar tanto terreno atrás como el domingo en el segundo tiempo. Y sin embargo Cristal no lo supo aprovechar aunque se dio maña para controlar el juego con uno menos. Nunca vi a Melgar fallar tantos pases, especialmente los cortos, que iban al pie del rival. Era como si de manera artificial se les hubiera alterado el sentido de la distancia. Feo síntoma.

Cristal tiene todo el derecho a celebrar el título y nosotros todo el derecho a exigir buen rendimiento en la Copa. Celestes no defrauden por favor.