Cancillería debe pedir devolución de casona ocupada por consulado chileno en Tacna

Cancillería debe pedir devolución de casona ocupada por consulado chileno en Tacna

Siempre hemos exigido a Chile el cumplimiento de acuerdos que se hallaban pendientes, sobre todo, de aquellos derivados de la guerra que nos enfrentó en 1879.

Esta vez no es así. Nuestras autoridades nacionales dejaron para las calendas griegas exigir a Chile la devolución de la Casona que desde 1929 funge de sede del Consulado General de Chile en Tacna.

Aunque Santiago la compra en 1913, en plena política de chilenización, por el Tratado de Lima del 3 de junio de 1929, debió devolverla de conformidad con lo establecido en este instrumento jurídico de delimitación terrestre peruano-chileno que en su artículo Sexto, estableció textualmente, lo siguiente:

“El Gobierno de Chile entregará al del Perú, simultáneamente al canje de las ratificaciones, seis millones de dólares, y además, sin costo alguno para éste último Gobierno, todas las obras públicas ya ejecutadas o en construcción y bienes raíces de propiedad fiscal ubicados en los territorios que, conforme al presente Tratado, quedarán bajo la soberanía peruana”; sin embargo, Chile pidió al Perú un plazo de extensión para entregar la casona y el Estado peruano accedió permitiéndole ocuparla temporal y transitoriamente, solo que han pasado 94 años y dicha devolución no se ha concretado.

Cómo es posible que nuestras autoridades del gobierno central y de Tacna en casi un siglo no hayan sido capaces de ponerle coto a la esperada devolución. En 5 años más celebraremos el centenario de la reincorporación de Tacna al suelo nacional y para ese acontecimiento la casona ya debería haber sido devuelta y convertida, sin pérdida de tiempo, en importante recinto cultural para Tacna y el Perú.

Me sumo, entonces, in extremis, al pronunciamiento conjunto de la Benemérita de Sociedad de Artesanos de Auxilios Mutuos El Porvenir (fundada en 1873) y la Benemérita Sociedad de Auxilios Mutuos de Señoras de Tacna (fundada en 1897), al que han seguido otras instituciones tacneñas, así como municipalidades de esa región, para que se concrete la referida devolución.

El ministerio de Relaciones Exteriores se vuelve a quedar en un tema fundamental –acaba de pasar con Venezuela sin que hasta ahora el Perú haya condenado o rechazado la burla de Maduro al Acuerdo de Barbados que estableció la hoja de ruta para la realización de elecciones presidenciales este año–, y esta vez para Tacna y el país, por lo que debería gestionar, a la mayor brevedad posible y de manera decisiva y con resultado concreto, la gestión para hacer realidad este pedido de Tacna.

Las relaciones con Chile, principalmente luego del fallo de la Corte Internacional de Justicia de 2014, sobre la controversia jurídica de delimitación marítima que tuvimos ambos países, a mi juicio, ahora han entrado en una etapa de grandes vinculaciones –sobre todo mirando a APEC y a la Alianza del Pacífico–, por lo que no veo forma alguna de que Chile se oponga, pues, además –hay que decirlo– no lo ha hecho.

(*) Excanciller del Perú e Internacionalista

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookXInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.