Todos los países del mundo están bajo ocupación del coronavirus: prisioneros dentro de su propio país, regiones, ciudades, pueblos y sus domicilios. Además, el Perú, en el segundo semestre de este año puede estar peor que con el coronavirus.

El Gobierno tiene que dar un paso del que nadie habla: la recaudación de la parte del mineral extraído por el concesionario que corresponde a la nación peruana por derecho natural. Acto canallesco del concesionario que se queda con todo; y peor, vileza y traición de los gobiernos y políticos desde 1993 (Fuji Constitución ) que siguen traicionando.

Coronavirus.- Siniestro de la naturaleza, se desencadenó en todo el mundo en enero 2020 y en enero 2021 la situación social está peor. No hay medicamento descubierto pero hay algunas vacunas todavía dudosas; pero el virus sigue mutando. La vacuna entra en obsolescencia permanente.

“El Perú PRIMERO”.- Patriótico logo que marca la entrada en acción del Perú profundo. El próximo junio, en segunda vuelta electoral, se sabrá quién es el nuevo Presidente. Las cosas se definirán apenas se produzca la elección sin esperar el protocolo de asunción.
Lo primero de lo primero es la recaudación del canon 2020.

Medidas adicionales: Aceleración de todos los procesos por corrupción e inicio de acciones judiciales de intervención civil en todas las transnacionales para garantizar el funcionamiento normal de todos los centros de trabajo, prohibición de cierres y huelgas; es decir, la negociación, servicio militar obligatorio, ollas comunes a cargo de la

Fuerza Armada, prohibición de la importación de confecciones y alimentos subvencionados, alimentación a cargo exclusivamente de la agricultura nacional.Medidas inevitables porque el país realmente está en pie de acción, especialmente la Amazonía, toda la Sierra y las masas.

Prototipo de traidor es Francisco Sagasti, quien ha tenido la temeridad y/o provocación de derogar la resolución que formuló el logo en referencia. Significa que para Sagasti el Perú es lo ÚLTIMO. Prueba de ello: nominó una comisión para darle otro destino a la Fuerza Armada del Perú cordinando con el Congreso que un contingente del Ejército estadounidense opere desde el 1 de enero 2021 y acaba de concesionar a una transnacional canadiense un gran yacimiento aurífero en Lambayeque.

Estamos próximos a la explosión social y política pero si se recauda el canon del 2020, el Perú superará al coronavirus y éxito rotundo del Nuevo Gran Perú, eco del Antiguo Gran Perú.

Para ello, hay oro y plata suficiente.