Carlos Bruce

Carlos Bruce

LADRILLO SOBRE LADRILLO

Acerca de Carlos Bruce:





Sin reformas no avanzaremos

No hay forma de eludir la urgencia de abocarnos enteramente a realizar las reformas que hace falta para enfrentar la gravísima crisis del sistema de justicia y el deterioro de nuestro sistema de representación. Por ello, antes que dilaciones injustificadas nos corresponde a todos los actores políticos ser parte de la solución participando en las propuestas de cambio radical que se necesita.

Las circunstancias actuales han situado al Presidente como el más indicado para liderar el proceso de reformas que son urgentes. Más aún ahora, cuando el mandatario ha presentado al Congreso sus propuestas concretas de cambio constitucional para ser abordadas sin pérdida de tiempo.

Ya no debe haber duda de que el objetivo central consiste ahora en recuperar la credibilidad en las instituciones del Estado y la confianza de la población, elementos vitales de un Estado de Derecho. La pérdida de estos valores resulta lapidaria para un país democrático. Por ello, la tarea por emprender nos tiene que comprometer a todos hacia un objetivo común, anteponiendo los intereses nacionales por sobre todas las cosas.

La dilación también afectará al crecimiento económico. Como bien lo han hecho notar las agencias calificadoras de riesgo crediticio, el crecimiento moderado y estable que está registrando la economía peruana desde el año pasado corre el riesgo de verse afectado negativamente a mediano plazo si no se abordan las reformas importantes pendientes en el sistema de justicia.

Si el Presidente se ve obligado a urgir al Congreso a actuar con mayor diligencia, es porque es consciente de la gravedad del problema que tenemos que resolver sin demora, y le corresponde liderar este proceso de cambios radicales que adecenten nuestra institucionalidad. Para ello, resulta indispensable el respaldo de la población para darle fuerza al mandato que ha recibido.

Tenemos que evitar que la crisis terminal en las instituciones de justicia se agrave más de lo que está, por las graves consecuencias que ello significaría para el país en todos los aspectos. Las propuestas de reforma del Ejecutivo están para ser debatidas y perfeccionadas para cumplir sus objetivos. No hay razón para la desidia ni mucho menos para la oposición obstruccionista.

El Perú necesita ya una institucionalidad que sea realmente digna de respeto. De nada servirá abordar otros temas de interés si se prescinde de esto que es sumamente esencial.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
El negocio suculento va sobre rieles   

El negocio suculento va sobre rieles