Aún hoy en día permanece y aumenta la violencia, la intolerancia y el exceso de especismo nos convierte en una sociedad dividida, con grupos de defensa animal y otro que se enfoca en priorizar al animal humano como única especie que merece ser sujeto de derecho. Aún no se prolifera la ética y moral en la sociedad civil puesto que sigue siendo el antropocentrismo una característica graficada en la sinonimia de ser humano y persona, ellas siempre están intrínsecamente relacionadas y aceptadas por la sociedad, esa sociedad que no acepta una nueva categoría de animales, esa sociedad que aún piensa que el sufrimiento de los animales es una polémica y no una realidad. Es inaceptable este desfase, hemos avanzado, sí, pero muy lento, no nos ayuda la violencia entre humanos porque ante una sociedad violenta se verá con normalidad el maltratar a un animal y ser agresivo con ellos, no podemos dar paz y bienestar sino estamos equilibrados emocionalmente.
Juega un papel más que importante los medios de comunicación el cual tiene la intención de propagar la noticia ante un caso de maltrato animal, pero no solo basta ello, pues se precisa y requiere la solución, si estamos ante una flagrancia ya sea continuada pues no podemos solo comunicar la noticia sino como sociedad civil o comunicadores hacer todo lo posible por resguardar la vida y salud de ese animal que no puede hablar y decirnos que está sufriendo.
Es el caso de Giuseppe Benignini, propietario de Baloo, quien se vio esta semana que fue acusado de maltratar a un San Bernardo , no es la primera vez que parejas de farándula adoptan una mascota bajo el imperio del amor fugaz y cuando se acaba el romance el animal queda en abandono, o peor aún lo utilizan para la reproducción indiscriminada y lucrar de la vida de ellos. Si una persona no tiene para pagar el alquiler de su casa, no se le conoce un trabajo estable, no cuenta con el espacio para tener un animal que pesa entre 60 y 70 kg, y que adquiere el alimento del perro por canje, entonces agrava la situación y evidencia el abandono moral y físico ya que en el presente caso Baloo pesa 50 kg, peso que está por debajo de lo normal. Una persona indecisa en saber si lo va a querer cuidar o dar en adopción es una persona que no está capacitada para tener bajo su custodia un animal pues no esta ejerciendo tenencia responsable, es mejor en estos casos que abundan en la farándula no adquirir un animal y si ya se hizo darlo en adopción previamente esterilizado el animal para que nadie lucre de él.
Desde esta ventana exhortamos e invitamos a los medios de comunicación a tomar el caso desde el enfoque que el animal es un ser viviente, que merece respeto y que tiene el derecho de acuerdo con ley a ser alimentado y otorgarle atención médica, adiciono que los casos de maltrato animal deben ser concluidos mediante el llamado de abogados expertos en la materia y así puedan estar a buen recaudo, no basta la noticia pues impera el seguimiento y solución.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.