Pensar que un gobierno comunista puede llegar a dirigir nuestro país me obliga a tomar una posición clara y rechazar cualquier propuesta que pueda llevar siquiera una pequeña semilla de lo que seguro sería un desastre que terminaría por destruir la vida de nuestras familias. Qué mejor que escribir este artículo en el día del trabajo (lo escribí ayer) pues me hace recordar que nuestro Perú es un país de gente emprendedora, luchadora, que sabe lo que es trabajar duro para llevar alimento y bienestar a su familia, que saliendo de abajo ha podido avanzar y mejorar su calidad de vida y que nos enorgullece cada vez que consigue los sueños que tenía de niño. Para esa gente que aún está indecisa le dirijo esta columna y espero ayudar, aunque sea a uno a decidir por desterrar el sistema que ha destruido más países, matado más gente, y obligado huir de su país a más personas en el mundo.

El comunismo es un movimiento cuya doctrina se basa en el marxismo y que tiene como objetivo la toma transitoria del poder del Estado para la instauración de una revolución social que implante una organización económica y social basada en el control colectivo de la producción. El problema nace desde el mismo concepto porque históricamente la palabra transitoria para los comunistas no se sabe cuántos años dura y normalmente se quedan hasta que mueren o hasta que los sacan, y la parte que suena bonita ¨organización económica basada en el control colectivo de la producción¨ significa que te quitan el derecho a la propiedad y todo pasa a ser del Estado, controlado por quienes tienen el poder que siempre curiosamente terminan siendo los más beneficiados, olvidando que defendían al pueblo y más bien destruyendo el país y enriqueciéndose. Ejemplos actuales claros Cuba con Fidel, Venezuela con Chávez y luego Maduro. Países que han sido destruidos, que han separado familias de por vida, donde no hay posibilidad de opinar diferente, donde sus ciudadanos están limitados a lo que el gobierno quiera regalarles. ¿Usted ha visto alguna vez alguien nadando de Miami hacia Cuba? o ¿caminando semanas desde algún país hacia Venezuela? Nunca, ¿cierto? Pues si aún duda pregúntele a un venezolano en cualquier esquina, por qué está aquí y qué opina del comunismo.

El comunismo arrasa todo a su paso, quita libertades, quita oportunidades, destruye sueños. Tal vez el modelo económico que tenemos no sea el mejor, pero una cosa es segura, nunca podremos construir el país que queremos con una base ideológica como la comunista, por eso elijamos bien para que no veas tus sueños y los de tus hijos derrumbarse como un castillo de naipes.

@sandrostapleton