La fascinación del falso profesor campesino -que hoy es Presidente- por gente ligada a la apología del senderismo o incluso por personajes que testimonios relacionan directamente con operativos de campo senderistas es innegable. La insistencia en mantener a Maraví es una prueba monumental de esto. En principio pareciera inverosímil, pero aquello se explica por la tesis de que, de un modo u otro, Castillo tiene alguna alianza, deuda o pertenencia con la estrategia del Movadef, incluso con el mismo Abimael. En mi opinión esta realidad cada semana que pase será más abrumadora: tenemos a Sendero en Palacio. Esa es la verdad que muchos no quieren ver o no quieren admitir, quizás porque fueron, por acción o por omisión, colaboradores con la construcción de este escenario de terror.
Pero ni siquiera este tema, que es escandaloso y crítico, opaca el principal daño que las ideas, los dichos y la nueva burocracia con prontuariado del profesor le están haciendo al Perú popular en estas primeras semanas. Para mayores señas diremos que el poder adquisitivo peruano se ha visto reducido en términos reales, el incremento del dólar, que hoy llega a 4.15, impacta en muchos de los productos de primera necesidad: el pollo ha subido, sigue subiendo el gas, el aceite, dramáticamente el pan. Una familia de varios miembros está sintiendo fuertemente la irresponsabilidad y el discurso demagógico que ha hecho salir del país alrededor de 15 mil millones de dólares de capitales y, obviamente, evitará que nuevas inversiones aterricen en la patria. La pobreza ganará terreno a la clase media y la pobreza extrema también se incrementará. Mientras el profesor no habla. No sabe qué decir o está prohibido de hablar. La posible salida de Velarde del BCR agravaría las cosas y quizás tengamos pronto un tipo de cambio a 5 puntos; ésto sería el preludio a un malestar generalizado que se exprese en clave de protestas, quizás en los lugares que mayor adhesión tuvieron a Castillo en las elecciones: el sur y el centro del país.
Si a este panorama le sumamos que la agricultura es fundamentalmente familiar y los emprendimientos son familiares en su inmensa mayoría también, constataremos que el incremento a casi el doble del precio de la úrea y de los insumos o herramientas usados en los emprendimientos también se importan y por tanto han aumentado de valor, tenemos que Castillo ha significado en poco más de un mes el inicio del camino hacia la destrucción de la economía familiar. No sólo complicando el costo de vida sino encareciendo sus posibilidades productivas.
Todo esto aderezado con el desprecio a la meritocracia, haciendo gala de sendos nombramientos de gente inútil y con historial de sanciones o problemas éticos. Este gobierno no es más que una retórica del pasado que alienta la división entre peruanos, personajes que no hacen grandes esfuerzos por ocultar su misoginia; un proyecto al que le estorban las libertades y que vuelve inviable el futuro.
La vacancia de Castillo -única salida a este atolladero- no sólo será un salvavidas a nuestra agónica institucionalidad -que los ultras quieren terminar de liquidar- sino será la única posible salvación de la golpeada economía familiar peruana.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.