Castillo, el chavo del ocho: Inflación 8.78%, gasolina US$ 8

Castillo, el chavo del ocho: Inflación 8.78%, gasolina US$ 8

El INEI acaba de reiterar lo que ha causado el chavo del ocho que tenemos en palacio: pan 15.6%, leche y huevos 12.6%, aceites 39.2%, hortalizas 21.1%, azúcar 54.7%, a lo que se sumaron los combustibles: gas 28.7% y gasolinas y diésel 36.4 %.

Pero, la inflación sigue en un dígito: el índice de precios al consumidor (IPC) de Lima subió a 8.09%, que curiosamente es la inflación más baja del país, que el BCR considera como oficial. Porque el IPC nacional es: 8.78%, sin embargo, en 14 capitales de región supera el 10%. Empero, otras mediciones del incremento de precios llegan al doble: la inflación al productor (IPP) es 18.5%, mientras que la inflación al por mayor (IPM) es 13.72%. Hace sólo tres años, estos cuatro índices caminaban juntos.

Hace algunos años un político “porteño” advertía: “No nos pueden engañar. Lo más doloroso de la inflación es que existe. No pueden cambiar los porcentajes, existe y no la estamos combatiendo; la pueden esconder en cualquier parte pero finalmente aparece aquí, en nuestros bolsillos, y allí, allí sí que duele”.

No menos anecdótico resulta que la Encuesta de Expectativas Macroeconómicas de mayo que el BCR realiza entre ejecutivos, financistas y “opinólogos” -escogidos a dedo por el BCR- revela que para ellos la inflación anual no pasará de 6%, al igual que Credicorp Capital “que ha elevado su estimado de 5.5% a 6.3%, esperando que el BCR eleve por décima vez consecutiva la tasa interbancaria de referencia (TIR) en 0.5% para fijarla en 5.5%, a la vez que pronostica que la TIR se situará en 6.50% a fin de año (1/6/22), es decir, se viene un encarecimiento de créditos y un enfriamiento del crecimiento.

Por si fuera poco, el precio del gasohol de 95 llegó a un promedio de S/ 23.6 por galón, el máximo histórico desde que lleva registro (Credicorp). En el 2019 se encontraba a menos de la mitad: S/ 10.8. y el diésel S/ 10.10. Según la página web Facilito en San Juan de Lurigancho, grifo El Triángulo se vende el galón de gasohol de 98 a S/ 29 (US$8), igual de alto que en los grifos de las cadenas Repsol Primax y Ava. Más caro que en los grifos de Miami donde se vende a US$5.99.

El manido argumento del presidente de Petroperú, Humberto Campodónico, que ha subido la gasolina a ese nivel porque el petróleo WTI se ha disparado a US$ 115/barril es un embuste, porque en el 2008, cuando el precio del petróleo WTI llegó hasta US$ 145/barril, la gasolina de 97 se vendía a S/ 13.81 por galón y la de 98 a S/ 14.87 (Osinergmin). Este asalto a mano armada no tiene otra justificación que la empresa estatal “hace caja” a costa de nuestros bolsillos, para cancelar la exorbitante suma de US$ 6,000 millones que costó la Refinería de Talara, el “elefante blanco” que Campodónico procreó y que ahora es su mascota.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.