Keiko Fujimori pasó a segunda vuelta pese a la persecución política, a la difamación, a las encuestas falsas y a los ataques constantes de la prostiprensa. Su contrincante es el marxista, leninista, mariateguista Pedro Castillo, cuyo dueño ideológico en la agrupación Perú Libre, es el médico formado en Cuba, Vladimir Cerrón, por eso su campaña tiene todo el esquema del G2, la inteligencia cubana.
El Instituto de Internet de la Universidad de Oxford, Inglaterra, denunció en 2017 el uso cubano y venezolano de las llamadas ‘tropas cibernéticas’; ejércitos de internet cuya misión es manipular y desinformar para facilitarle el trabajo al G2 de control y direccionamiento del pensamiento y sentimiento de los electores en los países donde están infiltrados, y el Perú es uno de ellos. El mismo instituto reveló el uso de ‘bots políticos’ para amplificar la retórica del odio, de confrontación, de lucha de clases y otras formas de manoseo emocional, amén del robo de datos personales y el despliegue de millares de ‘trolls’ para acosar e insultar en línea a los periodistas opositores o a quienes no siguen sus dictados. Y eso es lo que hemos tenido en redes en las últimas semanas.
El G2 no la tendrá fácil con Castillo porque carece de inteligencia, desconoce la economía y es incapaz de articular ideas claras. Su disfraz del rondero que no es, empezó a desaparecer cuando mostró su impericia para montar a caballo; su llanto fingido, porque según él le dijeron terrorista, lo ridiculizó pues nadie lo calificó así, simplemente se mencionó que cuatro liberados senderistas han ingresado al Congreso por su lista. Presentarlo como un outsider andino durará poco; Castillo es profesor graduado de la César Vallejo, fue parte de Perú Posible con el ladrón Alejandro Toledo; encabezó la huelga magisterial de 2017, porque más que maestro es sindicalista (entre sus pedidos figuraba la no evaluación del desempeño de los maestros, que realiza con regularidad el Ministerio de Educación). Buena parte del SUTEP lo desconoce porque Castillo lidera el SUTE CONARE (Comité de Bases Regionales) cuyos representantes principales son del MOVADEF, brazo político de Sendero Luminoso.
Votar por este invento del G2 es condenar al Perú a la miseria y a una interminable dictadura. Castillo ya adelantó que cerrará el Congreso, elegido por el pueblo, para convocar a una Constituyente porque quiere convertir al Estado en empresario, como si eso no hubiese fracasado ya.
Urge un consenso entre quienes creen en el Capitalismo Popular (Fuerza Popular, Renovación Popular, Avanza País, Alianza por el Progreso) y la creación de oportunidades y esperanza, en un país devastado y enlutado por la pandemia e irritado por la indolencia y corrupción de Vizcarra y su cómplice Sagasti.