Castillo: Más pobres y menos empleo

Castillo: Más pobres y menos empleo

Lo que manifiesta airadamente el presidente Castillo vía Twitter -¿lo podría argumentar en una entrevista teniendo en cuenta que no pudo definir qué es un monopolio?- acerca de lo bien que está manejando la economía el “Gobierno del Pueblo” resume la conjunción entre la ignorancia y el cinismo en un tema en el que, más allá de las cifras, se encuentra en juego el futuro de millones de hogares, sobre todo del golpeado Perú popular y mayoritario. Incluso agrega -muy orgulloso además- que el dólar ha bajado y que estamos muy sólidos en la bolsa de valores de Lima y que tenemos buenos precios en los minerales.

Todo mal con esta afirmación y esta actitud desde una multiplicidad de factores; el primero y más importante para él es que se supone que estábamos -al menos eso insiste aún en vender en el centro y sur del país- frente a un hombre determinado a hacerle cambios sustantivos a la economía de mercado. Su declaración, hablando de la bajada del dólar y de la fortaleza fiscal es una adhesión total al modelo. Incluso diría que si yo fuera Francke me preocuparía de este cuasi centrismo decadente ya que puede ser el preludio para su reemplazo por un perfil más tipo K. Burneo o similar.

Es una toma de postura que más bien podría pertenecer a Kuczynski que a él. Cifra además la fortaleza de su “Gobierno del Pueblo” en clave bursátil, un tema muy cambiante y dependiente en demasía de los vientos económicos internacionales. ¿Qué opinarán la bancada y los dirigentes de Perú Libre de esta “claudicación”?

Peor aún es que es una premisa alejada de la realidad ya que Castillo -a pesar del natural rebote de 2021 respecto al marcado por la covid y encierro 2020- camina directo hacia la consolidación de un panorama donde la pobreza seguirá aumentando, como lo hace ya hace algunos años, y el empleo decreciendo. La razón es sencilla, hay fuga de capitales -15 mil millones aproximadamente- y ningún megaproyecto a la vista. La minería, la de los precios altos que menciona, bajo ataque -gracias a la prédica de su administración y su PCM- y la agroindustria en la mira también.

La clase media se ha reducido, la inflación es la más alta en años, el consumo ha caído, la inversión privada está por los suelos y de la pública no hay nada concreto tampoco; los precios de insumos para la producción popular siguen altos, etc.

El dólar ha bajado por el impedimento normativo que se ha establecido sobre la Constituyente; algo en lo que el chotano no tiene nada que ver. Este candado es el que, en buena parte, ha tranquilizado a los agentes económicos. En buen romance una derrota clara del discurso inicial del Gobierno parece ser celebrada por quien lo conduce. Incluso, el partido con el que llegó a la presidencia sigue empeñado en recolectar firmas para imponer un referéndum y, si no, abren la puerta a la violencia según los dichos del mismo Cerrón.

Finalmente he de mencionar que es muy impactante que Pedro Castillo haya experimentado una metamorfosis -que rivaliza con la de trucar el sombrero por la gorra- tan grotesca; ha pasado de ser del “lobo comunista” al “lobo de Wall Street”. El falso profesor parece que no entiende que el pueblo no come ni produce de la bolsa de valores y que pronto los ánimos populares seguirán incrementándose en su contra.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.