Celos que matan

Celos que matan

La publicitada reunión palaciega, a la hora del lonche, del miércoles 3, con la presidenta Dina Boluarte ofreciendo té, café y cachitos a los exministros de Economía: Luis “el Puma” Carranza y José “Pericles Arista, trajo al recuerdo aquel adagio: no hay lonche gratis, porque, de inmediato disparó una gran rabieta de celos, digna de un quinceañero, al ministro de Economía, Alex Contreras. Tanto así que al día siguiente de esta encerrona, al empezar la jornada (8:30 a.m.) el ministro Contreras habría soltado la bola de su renuncia: “Te doy una primicia off the record: estoy presentando mi renuncia en este momento. Petroperú y falta de transparencia en algunas decisiones. Ayer fue un CdM (Consejo de Ministros) complicado” (La República 5/1/23).

Resulta lógico que luego de 15 meses de recesión (PBI 2023 -0.5%), Dina Boluarte haya intentado seducir a Carranza, que como sucedió con el intento de Vizcarra, había trocado la invitación a Pericles, como hizo antes con David Tuesta. No obstante, con la traición aun flotando en el aire, un maltrecho Contreras intentó negar la realidad: “No he presentado nada…”. Y al día siguiente, como reconociendo que los celos matan agregó: “estos cargos de ministro de Economía…están sujetos a evaluación permanente, diaria…” (5/1/24).
Lo cierto, es que el ministro Contreras, al parecer, amagó con la renuncia para quedarse, pero, desconoce lo que es una victoria pírrica, porque la reunión la organizó el delfín de Dina, el ministro de Inclusión Social, Julio Demartini – “serrucho” del premier Alberto Otárola-, inmediatamente después del Consejo de Ministros (miércoles 3), donde “Con Punche Perú” fue duramente samaqueado por haber aplicado tijeretazos a troche y moche para recortar el déficit fiscal en S/ 30.000 millones, para rebajarlo de -2.7% al -2.4% prometido en el Marco Macroeconómico Multianual.

El primer tijeretazo fue de S/ 15.359 millones. Finalmente, la inversión pública en el 2023 cerró en S/ 49,192 millones (98.5%) en el presupuesto final (PIM). Carlos Casas señala: “No le encuentro explicación a la reducción del PIM. Salvo que sea un error o una medida como para maquillar los resultados” (2/1/23). El exministro Luis Miguel Castilla acotó: la disminución de S/ 15,000 millones “no están yendo al Fondo de Estabilización Fiscal. Esto no es estrictamente transparente”. El exministro Alfredo Thorne remató: “Lo que han hecho es un “chocolateo” …Lo sorprendente es que…se lo han quitado a los gobiernos locales.

Otra jugarreta fue cerrar el caño de los devengados (pagos aprobados para desembolsar en el 2024), creando un requisito adicional a la certificación en la noche del jueves 28, colapsando los trámites el viernes 29 de diciembre, como si se tratará de una broma del Día de los Inocentes.

En fin, un zafarrancho fiscal protagonizado por un ministro sobreviviente, al que no le queda aire, que recuerda la serie Walking Dead, donde cual Herodes, en este capítulo, ofrece recortados la cabeza de sus dos viceministros para satisfacer la ira de los ministros. Lo mejor que nos podría pasar para intentar revertir la recesión, que ya lleva 15 meses, es despedirse con alguna dignidad.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter, Instagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.