Cerrón ‘prófugo’ perjudica a la Policía más que a Boluarte

Cerrón ‘prófugo’ perjudica a la Policía más que a Boluarte

Vladimir Cerrón, el sentenciado exgobernador de Junín y dueño del partido que llevó a la presidencia primero a Castillo y después por sucesión a Boluarte, ya va para los 200 días de “prófugo” de la justicia. Esta condición no le ha impedido mantener sostenida presencia en el recalentado proceso político peruano vía sus redes sociales y digitales.

Cerrón no es un actor menor. Cuenta aún con cierta cuota de poder específicamente en el Parlamento con una bancada -aunque achicándose- y hasta con un hermano en la mesa directiva.

¿Por qué el franquiciado castrochavista sigue todavía intacto y con VPN? Una de las teorías es que cuenta con protección extranjera en coordinación con operadores locales. No sorprendería. El “colaborador eficaz” Shimabukuro ha llegado a decir que ya estaría en Cuba. Otra hipótesis es que Dina lo cubre directamente. Esto tampoco debería sorprender. Siguieron casi la misma ruta política y ciertos entreveros financieros. En otras palabras: se “saben mucho” entre ellos.

Desde que Cerrón optó por la clandestinidad distintos pronunciamientos ministeriales y de jefaturas policiales han dicho que “pronto será detenido”. Pero no pasa nada. Qué suerte. Si la versión de que es el desgobierno boluartista el que lo protege, esto ya no afecta tanto a la reputación presidencial de Dina inmersa en crecientes y abrumadoras acusaciones. En realidad cada día que pasa Cerrón sospechosamente “inubicable” e impune, degrada de hecho el profesionalismo y la imagen efectiva de los policías verdaderamente institucionalistas.

Para detener un peligroso descrédito en aumento entre la ciudadanía, la Policía Nacional del Perú (supuestamente embarcado hoy en una lucha incluso contra las estructuras criminales transnacionales), se obliga a cancelar las especulaciones en torno a un “prófugo” que parece evadir su captura por el tóxico poder político -y la información- que aún mantiene bajo su control.

Hay una vieja frase muy peruana: “Cuando la Policía quiere hacerlo, lo hace”. Ya es momento de romper cualquier cerco de protección que se haya montado selectivamente con evidentes fines políticos (tanto si compromete a actores internos como externos).

PNP - Vladimir Cerrón
Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookXInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.