César Campos R.

César Campos R.

AGENDA POLÍTICA

Acerca de César Campos R.:

Periodista Profesional y colegiado, egresado de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Con más de 35 años de experiencia como director y editor de diversas publicaciones nacionales, director y productor de programas radiales y de TV.



Tía María y el oportunismo

El viernes 12, el segmento del programa N PORTADA de canal N denominado “Así es la nuez” comentó el doble mensaje de la parlamentaria fujimorista Karina Beteta en torno al proyecto minero Tía María, quien pocos días antes había demandado al presidente Martín Vizcarra “ponerse los pantalones” para concederle la licencia de construcción al mismo, pero que luego no tuvo empacho en posar para las cámaras al lado del gobernador de Arequipa, Elmer Cáceres, cuando éste llamaba “traidor” a Vizcarra y lo conminaba a retirar tal licencia.

La actitud de Beteta apenas refleja los lamentables estándares de nuestra política donde nadie, ni oficialismo ni oposición, hace esfuerzos por separar paja del trigo y mantener la consecuencia con objetivos propios que se juzgan positivos para el país. Tía María, como tantos otros emprendimientos frustrados de la historia peruana, ya es un ícono controversial pero también motivo de ajustes de cuentas con el Gobierno aun para quienes lo forzaban a satisfacer el pedido de la empresa Southern.

El caso recuerda la trágica historia original de Camisea, cuando el presidente Alan García tomó la decisión de otorgarle a Shell el permiso para iniciar la explotación de ese importante yacimiento gasífero, en 1988. Gran parte del Cusco se levantó contra tal medida y García buscó denodadamente el respaldo político de los sectores que abogaban por el inicio de esa operación. No lo encontró. El peso de la estatización de la banca –que a esas alturas ya era papel mojado en tinta– y el encono que el entonces joven líder político despertaba en la derecha nativa, enterró a Camisea durante 12 años.

En el caso Tía María estamos ante dos líneas perfectamente definidas. Una la encarna la izquierda cuya postura anti extractivista y su poderoso activismo político en las zonas de influencia minera, han construido la alternativa opositora radical al proyecto. La otra es la de quienes, venciendo complejos y viejas caricaturas de pro capitalistas, aceptan los esfuerzos de Southern por cumplir las exigencias sociales y medio ambientales que abonan su pretensión.

En medio de ello, el Estado ha tomado una difícil decisión. Y lo ha hecho a través de la administración Vizcarra sobre la cual llueven justificadas imputaciones de pusilanimidad pero que en el tema de marras se puso los pantalones, como lo pedía la fujimorista Beteta.

Cabe entonces exigir a un lado de la mesa algo de consecuencia y no jugar al oportunismo. Vizcarra debe merecer el respaldo de quienes clamaban por la concesión de la licencia a Tía María en la búsqueda de las esferas de diálogo comunal. Es bajo dejarlo solo en estos trajines. La apuesta final es por el bienestar de todos los peruanos.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
PPK fue dado de alta y ya se encuentra en su domicilio

PPK fue dado de alta y ya se encuentra en su domicilio