El 15 del presente mes de noviembre, comuneros y lugareños, violentamente cerraron 4 minas, quemando una de ellas.

El viernes 19, la premier Mirta Vásquez se constituyó en esos yacimientos. Su presencia sorprendió gratamente; pues, era la segunda autoridad del Gobierno que se encontraba entre ellos.

Durante 10 años, no han conocido a ninguna autoridad ni del Ejecutivo ni del Congreso ni de la Defensoría. Es más, ni siquiera le prestaron atención a las numerosas comisiones que viajaron a Lima, ni una sola respuesta a sus repetidos memoriales dejados en las mesas de parte de Palacio y del Congreso.

En abril, se insistió con comisiones a Lima, ni siquiera los recibieron aduciendo estar totalmente ocupados por las grandes minas como «Las Bambas», «Antamina» y «Cerro Verde».

Estas 4 minas: Apumayo, Breapampa, Inmaculada y Pallancata son de oro. A tajo abierto y proceso de lixiviación. Cada metro cúbico de polvo metálico es bañado por el triple volumen de agua con 3% de cianuro. Estas minas tienen la categoría de medianas, concesiones de 50 a 100 millones de toneladas de tierra. Una sola de éstas procesa tierra aurífera equivalente a 500 años mediante el sistema de vetas por socavones o túneles.

Siendo a tajo abierto, constituyen realmente delitos de lesa humanidad porque afectan la corteza terrestre y envenenan para siempre tanto la tierra como el agua. En el caso de las cuatro minas, afectan la naciente de los ríos Yauca y Ocoña.

La mina Apumayo, destruida por incendio, lo fue por la temeridad de su gerente que obligó a la Policía a utilizar bombas lacrimógenas y luego balas. Hay más de 10 heridos, uno de ellos grave en el hospital de Cora Cora. Se ha vulnerado el principio universal: «CON LA OPOSICIÓN DEL PUEBLO Y CON SANGRE NO HAY MINERÍA».

El hecho es que la mina no ha sido cerrada por el Gobierno y menos por la premier, tal como sostiene con cinismo incalificable la oposición al Gobierno, que ha considerado este hecho de las cuatro minas como circunstancia precipitante, de urgencia para la vacancia presidencial cuya moción debe estar presentando en estos momentos.

El hecho es que la premier, la Sociedad Nacional de Minería y la Confiep están considerando que la minería en adelante debe incluir en su cadena de valor a los comuneros y poblaciones colindantes como proveedores de comestibles y de mano de obra.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.