Colaborador

Colaborador

COLUMNISTA INVITADO

Acerca de Colaborador:



A mayor rotación ministerial, menor eficiencia en la Gestión Pública

El gobierno de Martin Vizcarra cambia un ministro cada 22 días, es decir uno cada tres semanas.

Es la rotación ministerial más alta de los últimos 30 años, versión El Comercio.

Eso significa que cada tres semanas, entra alguien nuevo en un equipo que se supone debería ser el top de capacidad de gestión nacional: lo cual nos lleva a dos conclusiones claras e inequívocas:

1. A mayor rotación, menor calidad de gestión: lo cual se refleja en la pobrísima calidad de gestión del Gabinete Del Solar y del Gabinete Zeballos, ninguno ha hecho ninguna obra, la Reconstrucción del Norte sigue muy atrasada, Edmer Trujillo sigue en el MTC -a pesar de tener notorios problemas previos en su gestión como gerente general de la Región Moquegua, con MV de Gobernador-, reforma o siquiera tienen buenos índices de ejecución presupuestal ni de inversión pública.

2. Excesiva politización/populismo del equipo ministerial en oposición al alto grado de profesionalismo, liderazgo ejecutivo y resultados que debería tener.

Esto es preocupante, porque conforme pasan los meses, la capacidad de generación de inversión, crecimiento, reducción de pobreza y la sostenibilidad de estos factores, decae sustancialmente.

En resumen:

Si en el 2018 crecimos 4% y se esperaba que en el 2019 creciéramos lo mismo o más de 4%, han sido la alta rotación ministerial que impide la continuidad de cualquier medida, la poca o nula capacidad profesional del equipo ministerial y el populismo/falta de adecuados filtros de Vizcarra al nombrarlos, lo que denota en este gobierno un patrón de la cultura del parche en vez de la reforma estructural, de amiguismo en vez de profesionalismo, las causas de que en el 2019 hayamos crecido solo un magro 2%, la mitad del 2018.

Y son estos factores los que, cada vez más, nos deslizan hacia una potencial recesión, la que esperamos no suceda, pero si inevitablemente nos acercamos a un deterioro general de la economía, lo que traerá un inevitable crecimiento de izquierda y sus propuestas asistencialistas/populistas e irresponsables con miras hacia las elecciones presidenciales del 2021.

Y eso es muy riesgoso, porque cada vez tienen más probabilidades de ganarlas.
Ojalá este nuevo Congreso haga alguna reforma para impulsar el crecimiento y la competitividad, porque si no lo hace, somos “sitting ducks”, ante el avance la izquierda/caviarada en el copamiento del poder, y que ningún resultado positivo ha traído a las regiones o países por donde ha pasado.

Ya veremos qué pasa.

José Quesada Seminario



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Marianella Ledesma: “Estamos a la espera de que el nuevo Congreso designe a nuestros reemplazantes”

Marianella Ledesma: “Estamos a la espera de que el nuevo Congreso designe a nuestros reemplazantes”