Columnista - Colaborador

Armas de movilización masiva y el gran desafío de las fuerzas del orden

Colaborador

17 nov. 2019 01:00 am
A+

Hay nuevos tiempos y duros desafíos para las fuerzas armadas y policiales a nivel global. Este año las redes sociales se convirtieron en un arma poderosa para la movilización y conflictividad, tal como se ha visto en Hong Kong, donde multitudes convocadas via aplicaciones de interacción masiva pusieron en jaque a la policía china.
Lo acabamos de ver en nuestro vecino Chile, que afronta el peor escenario de caos y violencia -aun en proceso de control- por ciudadanos jóvenes, convocados en forma masiva y concertada para acciones de protesta que terminaron en total descontrol, con los resultados trágicos que se conocen. Hubo la necesidad de extremar medidas con toque de queda y presencia militar en las calles.

Estos y otros ejemplos a nivel mundial han puesto en evidencia el grado de importancia del entrenamiento de los agentes policiales y de las fuerzas armadas para ejercer el control con firmeza, siguiendo parámetros de respeto a la integridad de civiles involucrados, más aún cuando se ha visto la participación inducida de menores de edad.

En el Perú, el policía y el militar que intervienen en acciones de control ante el desorden y vandalismo, o en escenarios de conflicto, que casi siempre incluyen la obstrucción de vias y medios de transporte, así como la destrucción de bienes públicos y privados, deben estar preparados para actuar con firmeza y cautela al mismo tiempo, teniendo cabal conocimiento del marco legal de las operaciones, el marco disciplinario y el Código Penal Militar Policial, sumando a ello la necesaria actualización en las nuevas tecnologías, que así como sirven a la interacción humana, también son el gatillo del caos.

Aquellos son aspectos importantes a tener en cuenta por las instancias responsables de la formación y organización de las fuerzas del orden, de la planificación preventiva y de la respuesta del Estado ante situaciones de conflicto con violencia y desorden público.

En el mundo ya no se discute la legalidad o no de la intervención de las fuerzas armadas, en respaldo a la policía, en las acciones de restablecimiento del orden, sobre todo cuando la violencia destructiva de multitudes descontroladas, movilizadas por razones justas o no, atenta contra la integridad del conjunto de la sociedad. Cada país tiene distintos criterios al respecto, pero todos orientan a sus militares a estar listos para dichas contingencias.

Este será, justamente, uno de los temas que se pondrá sobre el tapete en el VII Foro Interamericano de Justicia Militar a realizarse en noviembre próximo en Guatemala. La óptica jurídica, desde el derecho militar, el derecho operacional y la justicia militar, así como la experiencia existente, permitirán tener una mejor visión sobre la forma de regular y optimizar la acción, tanto de las fuerzas policiales como de las fuerzas armadas, en el control del caos y el mantenimiento de la paz interna, que hoy en día se ve amenazada, de una manera más explosiva, por distintos factores y motivaciones a nivel mundial.

*Contralmirante Julio Pacheco Gaige, abogado y presidente del Fuero Militar Policial

Post Relacionados

Remisión de la pena y el Covid–19

Se trata del proyecto de ley que la Corte Suprema de Justicia de la República ha presentado al parlamento nacional, con la finalidad de contribuir al despoblamiento de los establecimientos penitenciarios, mitigar los riesgos del contagio masivo del Covid-19 entre los internos, servidores penitenciarios y el personal de la policía de seguridad y reducir la

No perdamos de vista al Congreso ni a las elecciones del 2021

En el pasado mes de febrero, antes de que se instalara este nuevo Congreso, se advirtió que se tenga cuidado de no reducir el plazo para la entrada en vigor de una posible reforma de las normas electorales; pues, ello significaría que se modifique la legislación pensando en buscar satisfacer el interés particular o de

Juntas y sesiones no presenciales para todos

Salvo el caso de la SAC que de manera expresa está autorizada a realizar Juntas No Presenciales, el caso de la SRL (a la que de manera supletoria se le aplican las normas de la SAC) y aquellas poquísimas sociedades que al amparo del artículo 21-A de la Ley General de Sociedades, hayan implementado el