Colaborador

Colaborador

COLUMNISTA INVITADO

Acerca de Colaborador:



Escuche sus voces que claman

El 29 de marzo de 1960 el The New York Times publicó en toda una plana entera el aviso de una organización para la defensa de Martin Luther King y de la lucha por la libertad en el sur de los Estados Unidos. La segregación era aterradora y las consecuencias devastadoras paras los miles de ciudadanos negros. El tenor del aviso estaba centrado en ese abuso contra los sureños negros (en especial contra los estudiantes) y en la búsqueda de una vida digna y libre.

“Escuche sus voces que claman” rezaba el título del mensaje dirigido a los norteamericanos y a sus autoridades de la época. No fue fácil este ‘atrevimiento’ de los miembros que hicieron posible la publicación de aquél histórico aviso que a la postre le costó un millonario juicio al TNYT; el mismo que, a su vez, desembocó en uno de los casos (de los diez históricos) más influyentes e importantes de la justicia norteamericana.

Aquella historia apasionante, de protesta y demanda, escrita con elegancia y enorme detalle por Anthony Lewis, uno de los mejores reporteros del Times en la Suprema estadounidense de los 60, tiene mucho de analogía con lo que ocurre en nuestro país con el calvario y sufrimiento de nuestras mujeres, que no solo son maltratadas y humilladas, sino que, están siendo vilmente asesinadas y desaparecidas.

Más de 165 ciudadanas nuestras ya no están en este mundo; no estarán más, junto a los suyos. La criminal e inhumana actuación de sujetos motivados por impulsos psicológicos, con ansias de poder y compulsión sexual, se ha convertido en un peligro latente para nuestra sociedad.

Existen campañas de prevención y concientización de manera incesante. El ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables no se da abasto con sus acciones preventivas. La estadística cuenta que se ha trabajado con las familias de las 25 regiones del Perú. Pese a ello, las siguen matando, y resulta incontrolable la toma de medidas que frenen este avance temerario para una sociedad cada vez más desprotegida.

Más allá de los desatinos de las ministras de Justicia y de la Mujer, no esperemos que a los feminicidas se sumen asesinos en serie o en masa. No esperemos más relatos mediáticos con historias de horror y dolor de nuestras mujeres que desembocan en trágicos hechos como los narrados por Truman Capote sobre la matanza de los Clutter en Holcomb, asesinados vilmente por dos dementes (A Sangre Fría).

No solo es cuestión de prevenir y doblegar a la impunidad. No solo es cuestión del gobierno. Es tarea de todos. Mayor presupuesto a la educación y a la seguridad, es vital. No entro a la tipificación del delito, ni al debate sobre razones de género. Los esfuerzos deben orientarse a crear CONCIENCIA sobre la magnitud del problema.

Algunos proponen empoderamiento económico de las mujeres. También implementar programas de tratamiento de las víctimas y de los agresores, ampliar la oferta de los servicios públicos a las mujeres, acciones de prevención, adopción de nuevas leyes para una vida libre de violencia, reformas al sistema judicial y diversas estrategias educativas.

La violencia de género se ha incrementado silenciosa y sistemáticamente en alrededor del 10% al 2018 y eso debe parar. Escuche sus voces que claman, desde el cielo. Escuche las voces que claman familiares, niños y niñas a los que les arrebataron sus seres más queridos. Escuche sus voces que claman, señor Presidente del Perú.

MG. HERLESS CARRIÓN PORTILLA – Periodista de investigación y candidato a doctor



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Marianella Ledesma: “Estamos a la espera de que el nuevo Congreso designe a nuestros reemplazantes”

Marianella Ledesma: “Estamos a la espera de que el nuevo Congreso designe a nuestros reemplazantes”