Colaborador

Colaborador

COLUMNISTA INVITADO

Acerca de Colaborador:



Gárgamel Pérez y los rebeldes pitufos

El héroe nacional se alucina Gárgamel, el Generoso, mientras los claques y hurras subversivos lo aturden hasta el paroxismo y su sed extrema de cámaras no se detiene. Cree encontrar una veta de información en colaboradores con la vejiga descompuesta que le entregan galgos que son podencos, o sea, pura viruta de cantina.

Acusa la estrella de los folios inservibles, que toda la culpa la tiene el Tribunal Constitucional al haber excarcelado a la diosa de la corrupción, que encarna todos los males de la República, Keiko Fujimori y que el TC ha osado, en un acto extremo de audacia, enfrentársele, a él que representa la conciencia moral de la nación y recibido el respaldo de instituciones tan notables como el colectivo ‘Keiko No va’, cuyo cabecilla llamado cariñosamente ‘Vagoncio’ postula ahora al Congreso que días antes aullaba por su cierre.

La abogada, pesadilla nocturna del postulante a nosocomios albos y asépticos, compensa con largueza su inexistente e improbable candidatura a Miss Perú, con su brillante defensa de la acusada y desbarata cada día de audiencia, dejando sus lavados de activos y alucinaciones en simples faltas administrativas, que cómo no, se pagarán; tanto así que lo ha dejado afónico en argumentos, que el juez imparcial tendrá que darle un desenfriolito para la decepción o consentir con él, que en este país de progres decepcionados y rabiosos, hasta lo más absurdo sucede y la racionalidad se pierde en voluntarismos emocionales.

El Tribunal Constitucional ha hecho también las delicias de las feminazis al haber elegido por primera vez a una mujer como su presidenta. Para los extremos naranjas es una Maléfica vestida de Caperucita Roja, roja, como no podía ser de otra manera. Así que no esperan que ninguna rosa se embellezca en su gestión, pues las cartas ya se echaron, cuando en una entrevista-charla, con una dosis de pentatol, confesar que sí, que profesaba el antifujimorismo y ante esa revelación no hay canción de Silvio Rodríguez que la puede componer.

Los directivos de la revista más dogmática, representante del pensamiento único, brincaron exultantes y con toda la mafia progre, caviar, neomarxista, la convirtieron en su Virgen de las Mercedes, en ese Tribunal que de tetelemeques está plagado. Propuesta por Ferrero, en un avenate que nadie se explica, Ledesma fue ungida para comandar ese barco que a veces se ve tan a la deriva y que más que certezas nos agobia con sus dudas.

Dante Meza Cárdenas



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Yehude Simon: Exgerente de Olmos confesó entrega de dinero de Odebrecht

Yehude Simon: Exgerente de Olmos confesó entrega de dinero de Odebrecht