Colaborador

Colaborador

COLUMNISTA INVITADO

Acerca de Colaborador:



Irán necesitaba un “estatequieto”

El número dos de la jerarquía iraní, el general Qasem Soleimani, fue muerto por un misil lanzado por un dron norteamericano. Solo porque el ataque fue ordenado por el presidente Donald Trump, arreciaron en principio las críticas, dudas eincertidumbre por el accionar considerado belicista por sus detractores.

Pero, contracorriente, Trump hizo bien. Irán no es la víctima. Soleimani era el cerebro del expansionismo iraní y de la inestabilidad en la región. Como teocrático chiita declaró la “guerra santa” contra el islamismo sunita y por ello destruyó el Yemén, además de alentar el fanatismo chiita contra los sunitas en donde se encuentren y en este sentido ordenaba a simpatizantes de otras naciones a hacer el trabajo sucio y atacar objetivos norteamericanos y de opositores iraníes.

Para los norteamericanos era uno de sus principales enemigos, habiendo sido responsable de más de 630 muertes y de las agresiones a la Embajada de Estados Unidos en Bagdad. Además, Soleimani ¿qué hacía en esta ciudad? Más aún si su país es declarado enemigo de Iraq. Simplemente alentar a los paramilitares proiraníes a acometer contra los iraquíes y a los norteamericanos.

Lo que ha hecho Estados Unidos con Soleimani es un acto de autodefensa y ello lo reafirman los principales analistas y está enmarcado en el derecho internacional.

Irán necesitaba un “estatequieto” por sus continuas agresiones: Gratuitamente incendió la infraestructura petrolera de Arabia Saudita –y alienta a las protestas, así como en Bahrein-, interviene en Siria y ha estado realizando asaltos contra naves que pasaban por Estrecho de Ormuz. Su política agresiva externa pretende paliar las manifestaciones por los graves problemas internos y económicos.

Igualmente, alentaba el terrorismo de Hezbollah (es su principal apoyo) de creciente accionar en América Latina, en el tráfico de armas y narcotráfico, como por ejemplo su asociación con terroristas de las FARC en Colombia, carteles mexicanos de la droga y el tráfico en la triple frontera. Por ello, como paréntesis, el Perú debe declarar como grupo terrorista a Hezbollah, como lo hizo Canadá, Gran Bretaña, Estados Unidos, Argentina, Paraguay, y próximamente Brasil. Hezbollah destrozó el Líbano y lo ha convertido en una plataforma de misiles.

Finalmente, aparte de su intención de querer desaparecer a Israel de la región y negar su existencia, nunca paralizó su carrera de tener armas nucleares, a pesar de que firmó un acuerdo internacional.

Por: Ricardo Sánchez Serra



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Yehude Simon: Exgerente de Olmos confesó entrega de dinero de Odebrecht

Yehude Simon: Exgerente de Olmos confesó entrega de dinero de Odebrecht