La calidad educativa, ¿es cuestión de estimular el gasto?

La calidad educativa, ¿es cuestión de estimular el gasto?
  • Fecha Jueves 27 de Febrero del 2020
  • Fecha 2:50 am

El Minedu tiene más recursos, pero la calidad de la escuela pública no mejora. Construir más escuelas se ha convertido en una de las soluciones a la que más recurre el Estado para resolver el problema educativo peruano. Estimo que dicha formulación se sustenta en una de las siguientes alternativas: a) que la totalidad de escuelas no se da abasto para atender con holgura a sus alumnos; es decir están al límite o exceden la capacidad de su aforo; b) la demanda sobrepasa a la oferta tanto que se precisa proveer nuevos locales escolares; y, c) que un número considerable de poblados –urbanos y rurales- no cuentan con colegios, al extremo de que sea imprescindible –atendiendo las condiciones climáticas, geográficas y demográficas– elaborar un cronograma para dotarlos de centros educativos.

Sin embargo, el afán noble de construir escuelas no se condice con las necesidades reales del sector educativo estatal del país. El año 2008, los alumnos matriculados ascendían a 6’125,456 estudiantes; una década después, decreció en 300,587, es decir, cada año 30,059 alumnos dejaron la educación estatal [ ]. En todas las empresas e instituciones, cuando se contraen los ingresos o el objeto principal del negocio (core business) se reduce, los gastos también se replantean o se ejecutan con mayor eficacia. No obstante, el ministerio no clausuró locales, no redujo ni reubicó al personal, sino que contrató 69,063 docentes [6,906 cada año] y construyó 10,917 escuelas [1,097 cada año].

En consecuencia, el Minedu goza de inmejorables condiciones para revertir la baja calidad del sistema educativo público. Su presupuesto se ha incrementado, a pesar de la disminución de las matrículas. La ratio profesor-alumno el año 2018 era de un (1) docente por cada dieciséis (16) estudiantes, muy favorable para brindar una atención personal y eficiente. El año 2018 la ocupación promedio por escuela era de 111 alumnos. Los números muestran que la capacidad instalada de las escuelas está subutilizada; no obstante, los estudiantes y docentes han dispuesto de espacios para realizar las actividades escolares, y que la integración pudo ser una opción: una escuela de mejor infraestructura física y tecnológica de una misma zona pudo recibir alumnos con menores medios.

Antes que construir más escuelas, conviene indagar el porqué del descenso sistemático de matrículas y de su migración a escuelas particulares -incluso algunas de menor tamaño y con profesores comprometidos con la mejora- cuyos alumnos han aumentado en 46,800 estudiantes por año, en promedio, entre el 2008 y el 2018. Además, debería evaluarse cómo mejorar la calidad en el mantenimiento y limpieza de los centros educativos, pensando en el bienestar del alumno; mejorar bibliotecas, laboratorios y losas deportivas; fomentar la investigación, los intercambios y pasantías docentes; y otorgar autonomía a las escuelas públicas y particulares.

Edistio Cámere- Educador



Top
MINDEF asegura que se respetará la “apariencia y vestimenta” de las personas

MINDEF asegura que se respetará la “apariencia y vestimenta” de las personas