Satélite PerúSat-1: las cosas claras

El satélite PerúSat-1 significa la tecnología más avanzada del Perú. Es el más moderno de Latinoamérica. Los peruanos debemos estar sumamente orgullosos de tenerlo.

Las agencias espaciales de países desarrollados, así como naciones que tienen desarrollado el tema espacial, buscan a la Agencia Espacial del Perú – Conida, para firmar convenios y realizar trabajos conjuntos. El Perú tiene un satélite de observación, muy avanzado. Otros Estados tienen satélites radar, metereológicos, de comunicaciones o de guerra.

Como satélite de observación proporciona imágenes invalorables para las diversas instituciones del Estado. Monitorea volcanes, quebradas, glaciales, cultivos, etc. Asimismo, entrega un mosaico de imágenes sobre la tala, cultivos y minería ilegales para que las entidades tengan las herramientas correspondientes para su mejor trabajo. Igual, con respecto a la agricultura de precisión.

Su trabajo es invalorable para el desarrollo del país. La Agencia Espacial cumple con suministrar las imágenes, requeridas o por iniciativa propia, corresponde ahora a las instituciones estatales actuar, con la información privilegiada que tiene.

El PerúSat-1 está trabajando perfectamente, las críticas son infundadas e interesadas. Un exproveedor que vendía imágenes satelitales  a precio de usura y que, además, el Perú no le compró el satélite que representaba (y de menor calidad), desde hace años ataca al satélite PerúSat-1 con acusaciones sin fundamento.

Otros sectores políticos por animadversión a Pedro Cateriano y Ollanta Humala –durante su periodo se compró el satélite a Francia– hacen lo mismo. No saben el gran daño que hacen al Perú a nivel interno y externo. Crean desconfianza y alejan la cooperación internacional.

El propio ministro de Defensa, José Huerta, aclaró que el satélite está funcionando en perfectas condiciones. Un insignificante evento en un software en tierra, ya solucionado, sirvió para que los antipatriotas continúen con la campaña  infame y siniestra, como reitero, por intereses personales y políticos.

Desde que se creó la Agencia Espacial Peruana – Conida en 1974 se buscó que el Perú esté en el primer mundo espacial, primero obteniendo imágenes satelitales y luego adquiriendo un satélite. Era una política de Estado y su obtención pudo ser en cualquier gobierno de los últimos 20 años. Por tanto es el satélite del Perú, no el satélite de Cateriano o Humala.

Por: Ricardo Sánchez Serra





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
A. Mariátegui: “Sería estúpido darle los S/ 524 millones a Odebrecht”

A. Mariátegui: “Sería estúpido darle los S/ 524 millones a Odebrecht”