Colaborador

Colaborador

COLUMNISTA INVITADO

Acerca de Colaborador:



Se agitan las caballerizas ante la partida

Los egos colosales de los postulantes al Congreso, tal cual viuda octogenaria pero adornada por sus millones recién heredados, están a punto de comprobar si sus sueños de opio se cumplieron o tendrán que seguir laburando en lo que no les gusta, como los demás mortales.

Esa piñata morada, por los golpes de la mafia caviar, que socava el sistema democrático, ha quedado contusa y unos cuantos zombis deambulan en la Comisión Permanente tratando de restablecer el inexistente equilibrio de poderes, inclinado al Ejecutivo, o sea, al títere de la mancha comunista, ventrílocuo perfecto del horrendo sueño venezolano que nos espera, si una Asamblea Constituyente se instala y la brisita bolivariana se convierte en el huracán Nicolás.
Entonces, sin cifras aseguradas y para espanto de los estatistas, nuevamente serían los mismos partidos que salieron por mandato de la chilla populachera y la argolla mediática, quienes ocuparían los preciados escaños.

Así, el regreso en gloria de los Chinos vivientes y su capitalismo popular, antipática muralla del liberalismo, ante la arremetida del desorden rojo. También estarían el partido de los abigeos, y sin líder reconocido, una hidra de siete cabezas que se disputan la lampa de oro y que las nuevas (de) generaciones lo ven como el único ‘aureolado’, sin mácula Odebrecht.

Y las nuevas máscaras pero con maña recorrida como el partido moreteado, donde alinea aquel que, como fan enamorada, pedía autógrafos a los del MRTA; y un pegalón de suelo como el general Mora quien manchó su imagen de reformador universitario y el silencio cómplice del Jurado Especial, quien escondió la lengua en el ánfora y calló, calló simplemente.

Otro general, sin batallas ganadas en los campos de Ayacucho y Junín y cuyos ojitos no son olvidados por quien dice haber sido violada por él, y picado por el zancudo extremista del antifujimorismo militante, lleva como único blasón, barrer de la faz de la Tierra a los corruptos y parientes, por si acaso.

Hay otros candidatos que se victimizan ante la menor provocación, como ese negado Adonis resinoso, Arbizu, que ha hecho cuestión de Estado por un inocente y recatado jabón, acompañado en coro sacro por las indignadas waripoleras de la prensa, que se regodean del presupuesto estatal. No nos convencerán que huye del agua como el paciente de pirofobia, Guzmán, que al parecer sí lo hace del fuego.

Viendo a vuelo de pájaro la actitud de nuestros gobernantes, diríamos: qué lejos estamos, ni por asomo, de que la máxima de Aristóteles, se cumpla: “Cuidar de la virtud es la principal función de un Estado que merezca verdaderamente el nombre de tal”.

Por: Dante Meza Cárdenas



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Marianella Ledesma: “Estamos a la espera de que el nuevo Congreso designe a nuestros reemplazantes”

Marianella Ledesma: “Estamos a la espera de que el nuevo Congreso designe a nuestros reemplazantes”