¿Y por qué no se investiga la campaña pepekausa?

El Congreso dejó un tema pendiente en la legislatura pasada: investigar los aportes irregulares en las campañas de TODOS los partidos políticos. Resulta inminente que la magullada representación nacional asuma con responsabilidad su rol fiscalizador, puesto que, ante el sesgo de algunos fiscales como Domingo Pérez, la única realmente perjudicada por esta falta administrativa (porque el financiamiento ilegal aún no está tipificado como delito) es Keiko Fujimori, quien purga cárcel sin sentencia por supuestamente haber recibido más de un millón de dólares de la corrupta constructora Odebrecht.

A pesar de que Barata reveló a fiscales peruanos, por ejemplo, que la firma carioca le entregó 300 mil dólares a Susana de la Puente para la campaña presidencial de Pedro Pablo Kuczynski del 2016, el endiosado Pérez no ha requerido medidas restrictivas para ninguno de los pepekausas implicados, salvo, vale decir, un benévolo impedimento de salida del país para PPK. ¿Acaso el congresista Violeta o el mismísimo presidente Vizcarra (ambos ex jefes de campaña de Peruanos por el Kambio) han sido sindicados como supuestos miembros de una organización criminal, tal como sí ocurre en Fuerza Popular?

A ello se suma que el ex fiscal de la Nación Pedro Chávarry acaba de manifestar que hay un aspirante a colaborador eficaz que ha narrado que miembros del ‘Club de la Construcción’ inyectaron dinero a dicha campaña. Esta pesquisa está a cargo del fiscal Germán Juárez Atoche, el mismo que todavía no formaliza denuncia contra Ollanta Humala y Nadine Heredia por lavado de activos.

No podemos pasar por agua tibia tampoco que José Luis Cavassa (ex operador fujimontesinista en la ONPE) haya asesorado a personeros de mesa pepekausas. Aquí hay bastante tela por cortar porque podríamos estar hablando de un fraude electoral. ¿No es raro que haya aparecido un celular en la celda de Montesinos a poco de la segunda vuelta (en la que Kuczynski venció a Fujimori Higuchi por solo 40 mil votos)?

A igual razón, igual derecho. Y, si bien es jalado de los pelos que Domingo Pérez sindique a partidos políticos como supuestas organizaciones criminales, este no debería centrar todos sus esfuerzos solo en Keiko Fujimori y Alan García. Si no tiene tiempo, pues que derive el caso de PPK a otro integrante del equipo especial Lava Jato. De lo contrario, ¿por qué no podríamos pensar que hay viles intenciones de dejar que esta indagación duerma el sueño de los justos hasta que los ciudadanos se olviden?

Otrosí: la FN interina, Zoraida Ávalos, respaldó el abuso de la prisión preventiva, pese a que el 50 % de la población penitenciaria no tiene sentencia. “Al parecer sirve para conseguir colaboradores”, dijo. Señora, la tortura también es útil para recoger testigos, pero no por ello deja de ser inmoral.










Top
Venezuela exporta crimen organizado

Venezuela exporta crimen organizado