Colaboradores

Colaboradores

COLUMNISTA INVITADO

Acerca de Colaboradores:

No debemos decir todo lo que pensamos, sino pensar todo lo que debemos decir.





2021: Ausencia de líderes

Un famoso dramaturgo le hizo decir a uno de sus personajes, ante el otro ya muerto: “los elementos se mezclaban en él de tal manera que la naturaleza se podría levantar para decir al Mundo entero: éste era un hombre”. Qué logros de la genética perciben los pueblos cuando convierten a una persona en un líder permanente. Se desconoce. Pero sin duda hay una intuición popular que la Historia registra. En el Perú de los últimos tiempos es el caso de Haya de la Torre, Belaunde Terry y Alan García. Los tres han traído un antes y un después. Los tres generaron pasiones profundas. Ninguno dejó espacio para la indiferencia.

Se le atribuye a un famoso presidente haber dicho sobre los gobernantes de su país: “El Presidente de Estados Unidos puede tener un intelecto de segunda, hasta menos, pero debe tener un temperamento de primera”. En el reino animal es fácil percibir la diferencia entre el valiente y el cobarde, entre el fiel y el traidor, entre el directo y el sinuoso. Pero entre los humanos existe una mayor y posterior construcción que es el carácter. Y el carácter casi siempre envuelve al temperamento, que sólo aflora puro en situaciones límites o extremas.

Se requiere la distancia de la Historia para el análisis sereno sobre la conducta de los líderes, distinguiendo entre ese amplio espectro que hay desde el valor hasta la cobardía, desde la fidelidad hasta la traición, desde la presencia franca directa hasta la escurridiza sinuosidad. En qué han coincidido Haya de la Torre, Belaunde Terry y Alan García. Por lo pronto los tres generaban adhesiones comprometidas, no por descarte. Los tres miraban desde lo alto, lo que da grandeza, sin permitir lugar para la pequeñez.

Qué gran responsabilidad tienen, entonces, los herederos o sucesores de esos tres grandes líderes, para que el Perú llegue altivo y respetado al 2021. Ese año será de reflexión sobre la mayor o menor viabilidad nacional frente a nuestros vecinos más avanzados. Hoy y ahora no hay líderes de la estatura de los citados. Por lo cual es probable que proliferen los aventureros, con la tentación de apoderarse del Poder, sólo por el Poder. Para que en esas condiciones se consolide la democracia se necesitará un gran contingente de parlamentarios de calidad puestos por los dos partidos con Historia: el Apra y Acción Popular. A ellos se deben sumar los que lleguen vía el cauce que labró el expresidente Fujimori. A él lo reivindican dos innegables grandes tareas de Estado. Cerró las diferencias con el Ecuador, que venían desde Bolívar. Y detuvo la demolición senderista del Estado, que nuestros vecinos más poderosos no iban a contemplar inmóviles.

Pero si no se logra un Parlamento que equilibre subsistirá el riesgo de seguir dentro del actual transcurrir. Los medios carroñeros seguirán lanzando condenas porque convienen a los designios de sus dueños, quizá muchos de ellos ya habitando en el exterior. Los fiscales y jueces continuarán aplicando para los enemigos detención preliminar seguida de prisión preventiva, extrema, so pretexto de organización criminal; para los amigos comparecencia; para los mayores proscribir la detención domiciliaria; para los colaboradores admitir futuros cuantiosos arbitrajes externos contra folios de corroboración, aunque la socia local tenga la misma información; y para todos diferir las acusaciones formales que resultan ya inútiles. Y los que de verdad producen, como no generan espectáculo y por ende aburren, quedarán relegados al olvido. Entre tanto los vecinos observarán cómo este rico país se sienta sobre sus recursos naturales sin hacerlos producir.

Por: Arturo Seminario Dapello





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Janet Sánchez: “No voy a renunciar bajo ninguna circunstancia”

Janet Sánchez: “No voy a renunciar bajo ninguna circunstancia”