Colaboradores

Colaboradores

COLUMNISTA INVITADO

Acerca de Colaboradores:

No debemos decir todo lo que pensamos, sino pensar todo lo que debemos decir.






El poder detrás del agua

En el Perú existen muchos poderes invisibles, transnacionales que controlan la venta de medicinas; grupos religiosos con fines non sanctos que controlan poderosos medios de información; club de empresarios de la construcción que se reparten obras públicas para robar al Estado; partidos políticos que se apoderan de instituciones públicas para usufructuar de sus servicios; y así, corrupción en la sombra que el actual gobierno está empecinado en derrotar.

Hay una investigación muy interesante y poco difundida que se llama ‘¿Una nueva cultura de agua?: inercia institucional y gestión tecnocrática de los recursos hídricos en el Perú’, de Adam French, de la Universidad de California, Berkeley (EE.UU.), en la que sostiene que el agua en el Perú desde tiempos preincas hasta la actual sociedad neoliberal ha sido dominio de intereses particulares.

Afirma que “Este poder tiene raíz en parte en la hidrografía de la zona y en la aridez resultante: menos que el 2 % de toda el agua del Perú escurre hacia la vertiente del Pacífico, donde se desarrolla la mayoría de la población y de la actividad económica del país. Sin embargo, la creciente escasez hídrica en esta región es fundamentalmente social y está ligada a las visiones y modelos de desarrollo y las políticas de la distribución del agua.”

Agrega que “las políticas hídricas actuales del Estado representan la continuación y reforzamiento de una gestión tecnocrática del agua que tiene su raíz en la misión hidráulica y la burocracia hídrica del siglo anterior, pero que ha asumido y adaptado elementos del paradigma de la GIRH (Gestión Integrada de los Recursos Hídricos) difundido en las últimas décadas en el mundo por actores como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo – BID, y materializado por la Ley 29338 (Ley de Recursos Hídricos)”.

French agrega que “la burocracia hídrica del Estado peruano ha asimilado el modelo de la GIRH para promover reformas legales e institucionales que han consolidado su poder en el sector hídrico”, pero subraya que este modelo “ha sido criticado tanto por su ambigüedad como por las dificultades de su implementación”.

Argumenta que “la institucionalidad del agua contemporánea refleja la persistencia de una cultura tecnocrática basada en la ingeniería y la misión hidráulica predominante durante el siglo XX”, donde el poder estaría compartido con grupos empresariales agrícolas, círculos tecnócratas y algunas organizaciones agrarias.

Concluye que “surge la duda de si las políticas actuales del agua, con su enfoque conceptual en la gestión integrada pero sus raíces en la tecnocracia, pueden fomentar una gobernanza del agua más participativa y equilibrada”.

Por: Luis Luján Cárdenas, sociólogo.






ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
El conmovedor testamento político de Alan García

El conmovedor testamento político de Alan García