Colaboradores

Colaboradores

COLUMNISTA INVITADO

Acerca de Colaboradores:

No debemos decir todo lo que pensamos, sino pensar todo lo que debemos decir.





La hora de replantear la persecución penal

La detención preliminar dictada contra el ex-presidente Alan García, desencadenó su suicidio. La detención preliminar del ex-presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK), la semana anterior, llamó la atención por los precarios fundamentos invocados y la avanzada edad de PPK. En el caso de Keiko Fujimori, no ha sido presidente del Perú pero sí dos veces candidata, ella permanece en cárcel desde el 17 de octubre de 2018 y lo estaría hasta el 2021, por aplicación combinada de detención preliminar y prisión provisional.

La delación premiada sirve para romper la impenetrabilidad de organizaciones como las terroristas y las mafiosas, de carácter sustancialmente delictivo y en clandestinidad.

Pero, la delación premiada para delitos en contrataciones corruptas es innecesaria. El caso Lava Jato en el Perú no necesita aplicar premios a los delatores provenientes de la empresa corruptora, y ha terminado beneficiando a la alta gerencia, al cabecilla. La información de todo lo útil para un juicio está en los archivos del Estado. Con inspecciones técnicas en las obras se sabrá el valor de las edificaciones, la fuente contractual permanece en los archivos estatales, y servirá para establecer los sobreprecios y sobrevaloraciones.

La combinación de la prisión en estado de inocencia, porque aún no está sentenciada firmemente la culpabilidad, deja un detritus malévolo que es el premio al instigador y provocador empresario corrompido. De haber sido así, en los 90s. hubiéramos tenido a Abimael Guzmán en libertad, y sus subordinados condenados.

Urge modificar el artículo 261° del Código Procesal Penal sobre la detención preliminar, y el artículo 268 y siguientes sobre la prisión preventiva. Así como las normas sobre colaboración eficaz. No se necesitan para los delitos de corrupción de funcionarios, funcionan para las bandas de terroristas y de las mafias.

La sindéresis es la capacidad exigida a los fiscales y jueces, para acertar al juzgar. La sindéresis, en su origen griego, permite ser adquirida por estudios o la práctica de la experiencia. El significado para la Real Academia Española, es de capacidad natural, no deja espacio para el aprendizaje, la concibe como innata.

Por las decisiones que adoptan y sus inhumanas consecuencias, hay una deuda moral ineludible de los fiscales y jueces, deben de completar su formación para adquirir sindéresis. Mientras que se programe su más rápida sustitución, por una nueva generación de magistrados dotados de sindéresis.

POR: SERGIO TAPIA T.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército

“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército