Colaboradores

Colaboradores

COLUMNISTA INVITADO

Acerca de Colaboradores:

No debemos decir todo lo que pensamos, sino pensar todo lo que debemos decir.





Lo que los octógonos no te cuentan

  • Fecha Lunes 29 de Julio del 2019
  • Fecha 3:10 am

Está haciendo dieta y ha sido invitado a una reunión en la que le ofrecen galletitas con sabor a vainilla, panes con chicharrón (salsa criolla incluida) y piqueos criollos variados (lomo saltado, causa, papa rellena y otros). La sensación de hambre que lo invade ha llegado a un límite y debe elegir entre comer algo o prolongar su sufrimiento. ¿Qué elegiría?

Para los impulsores de los nada pintorescos octógonos nutricionales que han aparecido en los empaques de algunos productos industrializados, la elección debería ser claramente cualquier cosa que no sean las galletitas de vainilla. Éstas, a decir de la información revelada en el empaque, serían altas en azúcar, por ejemplo.

El problema de los octógonos es que son señales engañosas. Bajo el populista discurso de la defensa del consumidor y la salud del peruano, se esconde una cruda realidad. Las alertas nutricionales nos pretenden revelar cuando un producto industrializado es alto en azúcar o sodio o grasas saturadas. Nada nos dicen sobre si esos componentes están en mediana o escasa proporción dando a entender que la sola ausencia de la alerta es una señal de “saludable”. Nada más falso.

Falso porque basta que un producto apenas no llegue a la cantidad establecida en la normativa para que no lleve alerta. Falso porque en las comidas más grasosas no hay alerta alguna. Falso porque bajo las aparentes buenas intenciones se esconde el sesgo anti industria de algunos. Sesgo que además es indolente pues estos productos satanizados pueden ser alternativas importantes para que gente humilde tenga algo que comer.

No nos engañemos. Los octógonos señalizan simplemente dos cosas: el deseo de atacar a una industria exitosa y el deseo de hacer política fácil empleando la salud de los peruanos como pretexto. Los octógonos peruanos son cualquier cosa menos saludables.

POR: Mariana García Miró Basadre y Gustavo Rodríguez García

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales deFacebook Twitter.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
La última carta para cerrar el Congreso

La última carta para cerrar el Congreso