Colaboradores

Colaboradores

COLUMNISTA INVITADO

Acerca de Colaboradores:

No debemos decir todo lo que pensamos, sino pensar todo lo que debemos decir.





Tienen derechos, no son un derecho

Transcribo el testimonio de un muchacho francés que se explica por sí solo.

“Soy Benoit Talleu y tengo 17 años. Nací en Vietnam, y fui adoptado. Mis padres adoptaron siete niños y yo soy el mayor. Me opongo al ‘matrimonio gay’ junto con la Asociación para Niños Adoptados, porque estoy harto de escuchar hablar de la adopción como si lo más importante no fuéramos los adoptados.

Si preguntas a los adoptados qué quieren, ellos solo tienen una respuesta: ¡un papá y una mamá! Los niños en adopción sueñan con sus futuros padres. Los imaginan. Desde lo más profundo de su ser, ellos esperan a papá y mamá. ¡Y son esos niños los que deben ser escuchados!

Debemos decirlo claro, un huérfano NECESITA un papá y una mamá, en cambio la pareja QUIERE un niño, y entre “necesitar” y “querer”, hay mucha diferencia. La adopción no es para “hacer” papás y mamás. La esterilidad no hace necesaria la adopción. La adopción no es para que los adultos se sientan bien. No somos un remedio para la esterilidad. No somos medicinas. No somos un premio. ¡No somos un derecho!

Nuestra madre biológica tuvo la valentía de confiarnos a un orfanatorio. Eso no quiere decir que seamos objetos. Ella pudo estar en una situación dramática, probablemente estaba sola. Tal vez no había papá. Ella no pudo hacerlo, pero eso no es un insulto para nosotros. Dar a parejas del mismo sexo ‘el derecho a nosotros’, traiciona la confianza de nuestra madre biológica. El huérfano necesita un papá y una mamá. Eso no es discriminar a las parejas gays. No tiene nada que ver. ¡Todos nacemos de un hombre y una mujer. Y los adoptantes deben ser un hombre y una mujer!

Escuchamos a personas que dicen: ‘vivir con una pareja gay es mejor que ser huérfano’. Esa afirmación rebosa de deshonestidad. Hay decenas de miles de parejas hombre-mujer que esperan poder adoptar. Otros dicen, ‘una pareja gay es mejor que nada’. No. Lo mejor para un niño es un papá y una mamá. No me cansaré de repetirlo. ¡Decir que un huérfano no merece tener mamá es injusto y cruel. O decir que no merece tener papá es injusto y cruel!

No a la adopción por parejas del mismo sexo. Los gays pueden estar enamorados, no lo dudo, pero eso no cambia las necesidades de un niño. La ley del matrimonio gay es puro egoísmo. La ley debe velar por los más débiles, no por el deseo de los fuertes.

Los padres son para el niño, no al revés. ¡Los niños tienen derechos! ¡Los niños no son un derecho! Somos los huérfanos los que importamos en todo esto. Los niños, los huérfanos y los adoptados”.

Por: Rafael Rey Rey





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
A. Mariátegui: “No hay repartija en la elección de los miembros del TC”

A. Mariátegui: “No hay repartija en la elección de los miembros del TC”