Colorín colorado: el zapateo eléctrico se ha acabado

Colorín colorado: el zapateo eléctrico se ha acabado

Luz del Sur, ahora en manos del gigante estatal China Three Gorges -secundada por empresas eléctricas como Starkraft (Noruega) y Termochilca (Chile)- se lanzó con todo para modificar el marco regulatorio eléctrico definido por la Ley de Concesiones Eléctricas, a partir de la sentencia de la Corte Suprema que anula la Resolución Ministerial 043-2017 que regulaba la “declaración del precio de gas natural” que realizan las generadoras termoeléctricas para establecer la prioridad en el despacho eléctrico. El exviceministro de Energía, Luis Espinoza, señala que en realidad el problema en cuanto a esta “declaración” de las centrales térmicas es que separa los costos fijos de los costos variables, ya que el suministro y el transporte del gas se pagan igual, ya sea que se usen o no se usen.
No obstante, actuando como aguafiestas, el titular del Ministerio de Energía (Minem), Miguel Inchaústegui, ha cortado tan vistoso zapateo al otorgar al Comité de Operación Económica del Sistema (COES) 30 días para que formule el procedimiento para esta nueva “declaración del precio del gas” y otros 60 días a Osinergmin para su aprobación. Y colorín colorado.
Es bueno recordar que, contra lo que se venía afirmando alegremente, las recientes normas no tienen ningún efecto sobre el mercado minorista (regulado) que se rige por la tarifa mensual doméstica. Esta tarifa es la que pagan 7.5 millones de hogares y no tiene relación con la “Declaración del Precio del Gas” que realizan las generadoras.
La alianza ChiNoChi (China-Noruega-Chile) pretendía que el Minem interviniera el mercado mayorista (spot) -donde el precio lo determina la ley de la oferta y la demanda- que abastece sólo a 1,300 grandes “clientes libres” que consumen por encima de 200 Kilovatios -el consumo de 100 casas-, registro que abarca a industrias, centros comerciales, mineras etc. En este mercado spot, en las épocas de escasez de energía, el precio del megavatio-hora (MWh) llegó a un pico de US$ 238 (2008), pero en el 2020 se ha colocado en US$ 10, por dos factores: la sobreoferta causada por el ingreso al mercado de nuevas centrales y la desaceleración en la tasa de crecimiento del PBI de los últimos años.
En realidad, ChiNoChi acusa -entre bambalinas- a un grupo de tres generadoras eléctricas, compuesto por Enel (Italia), Engie (Francia) y Kallpa (EU) de conformar algo así como una entente malvada que, sin piedad, viene arrebatándoles a varios de sus más preciados clientes libres, seduciéndolos mediante contratos con precios más bajos. Pero las leyes del mercado, como se sabe, no suelen tener sentimientos. Pruebas al canto: los ingresos de Statkraft provenientes de las mineras disminuyeron del 23% al 16%, el número de clientes libres Luz del Sur se redujo de 143 a 47 y Termochilca acentúa sus pérdidas.
Lo que no se debe perder de vista en este aparatoso taconeo es que elevar artificialmente el precio en el mercado mayorista de electricidad tiene el mismo efecto que incrementar a la mala el precio de la yuca en el Mercado Mayorista de Santa Anita; si sube la yuca al por mayor, también subirá la yuca al por menor. Lo mismo puede ocurrir con las tarifas eléctricas. Estamos advertidos.