Desafortunada forma de mostrar el avance en el conteo de votos

La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) procesa los datos de las actas electorales que recibe: el número de votos por cada partido político, votos en blanco, votos nulos y votos impugnados. La ONPE envía los votos impugnados al Jurado Electoral Especial (JEE) respectivo, para su evaluación, así como las actas que tienen error material, que son ilegibles, que están incompletas, que tienen solicitud de nulidad, que no tienen datos, que no tienen firmas o que están siniestradas.

Si bien los datos de todas las actas se “procesan”, solamente se “contabilizan” (es decir se utilizan para el cálculo del resultado de la votación), los datos de: a) las actas “normales” (que son las que no tienen votos impugnados o que no han sido remitidas a los JEE) y b) las actas “resueltas”, por resolución emitida por el correspondiente JEE.

Podemos tomar como ejemplo un distrito relativamente pequeño como San Isidro en Lima. La información del portal de la ONPE el miércoles 9, correspondiente a las 255 actas del distrito de San Isidro se resume en el Cuadro 1.
Como se aprecia, al 9 de junio faltaba contabilizar 10 actas enviadas al JEE, con un total de 2,038 votos, que representaban el 3.9% de las actas y 3.6% de los votos. A esa fecha el 100% de las actas de ese distrito estaban “procesadas”, pero los votos en las actas “contabilizadas”, sumaban solamente el 96.4% (100%– 3.6%) del total emitido.

Al 10 de junio, 7 de las 10 actas enviadas al JEE habían sido resueltas. El Cuadro 2 muestra la información de la ONPE en esa fecha.

El Cuadro 2 muestra que, al añadirse la información de las 7 actas resueltas, el porcentaje de votos en actas pendientes de evaluación bajó a 1.2% y, consecuentemente, el porcentaje de actas contabilizadas subió a 98.8%. Ese cambio incrementó en 160 los votos a favor de Perú Libre (PL) y en 1,131 los votos a favor de Fuerza Popular (FP), una diferencia neta de 971 votos a favor de FP, que redujo la diferencia entre ambos partidos a nivel nacional. Cabe mencionar que, cuando se resuelvan los 3 votos impugnados en este distrito, en el peor de los casos FP perdería esos 3 votos y, por lo tanto, los votos a favor de FP en las actas que se encuentran en evaluación se reducirían a 531. En ese caso, los votos a favor de PL se mantendrían en 94, dando una diferencia de 437 votos a favor de FP. En resumen, cuando se terminen de resolver estas 10 actas se generará una diferencia de 1,131 + 417 = 1,548 votos a favor de FP.

A las 11 de la mañana del 12 de junio la diferencia en los votos contabilizados, incluyendo todos los votos en el Perú y en el exterior, le da a PL una ventaja de alrededor de 51 mil votos, menos del 0.3% del total de votos emitidos. Quedan por contabilizar 97 actas enviadas a los JEE, que representan alrededor de 20 mil votos, lo cual podría acortar la distancia a menos de 40 mil votos. Las apelaciones presentadas por FP por resoluciones emitidas por los JEE reducirían aún más la distancia. Además, FP confía que las 804 solicitudes de nulidad que presentó el 9 de junio, que involucran más de 200,000 votos, pondrán a FP adelante de PL.

Existe aún una gran cantidad de votos en juego, en las actas a ser evaluadas por los jurados electorales especiales y el Jurado Nacional de Elecciones (JNE). Ninguno de candidatos puede cantar victoria aún. Desgraciadamente, el indicador “porcentaje de actas procesadas” de la ONPE generó la falsa impresión de que ese era el avance en el conteo de votos. El verdadero indicador de avance es el “porcentaje de votos contabilizados”, calculado como se muestra en el ejemplo de arriba. La ONPE debió resaltar este indicador de avance en el conteo, a fin de calmar a muchos ciudadanos que pensaban que su candidato ya había ganado y no entendían por qué, si el 100% de las actas había sido procesada, no se daban a conocer de inmediato los resultados de esta elección.

Para disipar dudas e infundir tranquilidad a la población, será importante que el JNE dé a conocer los casos que quedan por resolver y desarrolle su labor con gran transparencia y que la ONPE comunique en forma clara el avance en el conteo de votos, conforme el JNE vaya resolviendo los casos.