Complicidad en crímenes de guerra

Complicidad en crímenes de guerra

Los gobiernos han sido cooptados por la organización criminal internacional que está en guerra contra la humanidad, destruyendo desde la moral universal hasta la vida de los seres humanos, haciéndoles creer que lo hacen por el “bien común” de los pueblos.

Una estratagema de tal nivel de perversión que la mayoría no puede entender, y aunque está viendo morir a sus familiares y amigos, no alcanza a comprender que están siendo asesinados por “armas biológicas”, “intervención digital de los cuerpos humanos”, “alteración del clima”, “fabricación de desastres”, “modificación genética de alimentos”, y “radiación electromagnética”.

¿Quién podría advertir que el presidente, el ministro de salud, el director del servicio de sanidad agroalimentaria, el ministro de transportes y comunicaciones, el director del instituto de meteorología e hidrología, y las fuerzas armadas de cada país, los ministros de Estado, los políticos, los jueces y fiscales, que saben que estamos siendo víctimas de una guerra mundial con las medidas que aplican en el ámbito de su competencia, están colaborando diligentemente y con sonrisas de complicidad con los objetivos genocidas de esta guerra?

¿Quién podría advertir que detrás de los ministros de educación de género, de politización globalista, de adoctrinamiento satanista, y de idiotización de los educandos, existe todo un aparato de ejecutores del plan de desnaturalización humana más perverso de todos los tiempos, que es el objetivo central de esta guerra mundial de dominación de las naciones con población reducida en dos tercios?

¿Quién podría advertir que las calamidades climáticas, las pandemias que nunca antes ocurrieron, están siendo fabricadas para destruir a los pueblos y endeudar a los sobrevivientes para que no tengan cómo negociar su libertad y el dominio de las riquezas de sus naciones?

En tanto la prensa mayoritaria les haga creer a los pueblos que “todo esto son eventos naturales consecuencia de los graves pecados de respirar, comer y reproducirse de los seres humanos, que están calentando el planeta con CO2, y que sus gobiernos hacen grandes esfuerzos para contener sus efectos, por el bien común”, jamás lo advertirán y seguirán sometiéndose a los dictados de la muerte de los organismos internacionales, que sin atisbo de escrúpulos ejecutan la dirección técnica de esta guerra mundial.

Están incurriendo en todas las modalidades de crímenes de guerra, y las autoridades nacionales son cómplices de todos estos, creyendo que sirven a un imperio perpetuo que les asegura impunidad, sin darse cuenta que el tinglado del mal ha caído, y que ellos seguirán la misma suerte.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter, Instagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.