Congreso: 200 años y desprestigio

Congreso: 200 años y desprestigio

El 20 de septiembre el Congreso de la República cumplió 200 años de vida institucional, desde que fuera convocado por San Martín a poco más de un año de proclamada la independencia.

Actualmente, su aceptación se encuentra bastante golpeada, y es la institución pública más desprestigiada de todas; algo a considerar, pues sus representantes son electos por votación democrática.

Es cierto que, en el mundo, los parlamentos no son mayoritariamente populares. La confrontación política y doctrinaria que se lleva a cabo en sus asambleas, y la forma de llegar a consensos para tomar decisiones son difíciles de entender por el grueso de la población que interpreta los hechos de manera unidimensional, pues en la mayoría de los casos, las partes políticas en desacuerdo entrarán en una negociación que permitirá llegar a un resultado: dialéctica política básica, multidimensional.

Sin embargo, nuestro Parlamento, que cuenta con menos del 10% de aprobación, parece haberse ganado el rechazo a pulso, al haber desconectado su accionar de los intereses mayoritarios de la población y concentrarse en intereses específicos e incluso personales de los parlamentarios, muchas veces cambiando de bancadas si no lograban algún objetivo específico.

Su propia desorganización y falta de madurez política por parte de los congresistas también es otro problema. La censura a Lady Camones como presidenta del Parlamento de hace un par de semanas, luego de que el Ejecutivo hiciera una jugada política en su contra, fue utilizado por algunos parlamentarios como una acción de escarnio público, esperando, inútilmente, que este castigo sirviera para mejorar su imagen ante la población. Algo difícil de lograr si se consideran los distintos escándalos en los que se ven envueltos algunos congresistas, muchos de los cuales son blindados políticamente.

Se puede interpretar que la caída de Camones está más relacionada a dificultades en las negociaciones políticas de Alianza para el Progreso (APP) dentro de la oposición parlamentaria. Incluso, podría considerarse que la elección de Alejandro Muñante de Renovación Popular como tercer vicepresidente del Congreso, tras la renuncia de Wilmar Elera de Somos Perú, mostraba un resquebrajamiento en la alianza que llevó a APP a la presidencia de la mesa directiva, lo que dejaba a Camones a expensas de las negociaciones que pudiera tener Somos Perú con el oficialismo.
Recordemos que la anterior presidenta del Parlamento, María del Carmen Alva, enfrentó diversas denuncias, salieron audios donde hablaba de temas como la vacancia a Castillo, y aún así se mantuvo en el cargo, lo que puede explicarse como un buen manejo político de las circunstancias; algo por lo que muy probablemente habría que felicitar a sus asesores.

Además de todo esto, la percepción sobre el Parlamento también se ve mellada por la falta de claridad en su rol. Sería necesario realizar una encuesta, pero estoy convencido de que gran cantidad de peruanos no tienen idea de cuáles son las funciones del Parlamento. Al ser autoridades electas, parece generarse la idea de que los parlamentarios tienen más injerencia en la vida cotidiana de todos que la que realmente tienen.

Su labor legislativa y de fiscalización, se combina de forma perversa con la de empujar obras en la ley de presupuesto negociando con el Ejecutivo, lo que termina debilitando su función fiscalizadora y refuerza la idea de que son capaces de ejecutar presupuesto; algo que, al no ser cierto, termina por perjudicarlos.

A todo esto, se suma la guerra institucional que existe entre el Ejecutivo y el Legislativo, la cual, al mantener a los actores políticos en tensión permanente, también termina por desgastarlos. Las constantes censuras a los ministros del régimen, así como los enfrentamientos con el Gobierno por diversos temas, más allá de cualquier justificación, son circunstancias que contribuyen a una narrativa de victimización por parte del Ejecutivo, que argumenta que no lo dejan trabajar.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.