Danilo De la Cruz Ramírez es uno de los maestros que ha dedicado toda su vida a su vocación: la educación, una tenaz y constante tarea que siempre termina siendo un aprendizaje, incluso para quienes ejercen la docencia. Precisamente, toda la experiencia al servicio de la educación, lo ha llevado a publicar dos libros.

El primero titulado Cuento para todos (UPCH, 2019) fue el punto de partida. Se trata de un libro que invita a la reflexión a través de la lectura de los cuentos. Sin duda, cumple con el objetivo que ir más allá de un simple contar una historia. En dicha obra el autor va reconstruyendo su recorrido como estudiante y como docente. Las experiencias autobiográficas alimentan el texto y el ejercicio de la memoria permite y provoca la reflexión que resulta necesaria en la lectura. Asimismo, el libro se enriquece de aspectos relacionados a la educación que serán importantes para entender el contexto que el autor quiere transmitir: la escuela desde sus diferentes miradas.

Sin embargo, Danilo no quiso dejar ahí la experiencia docente. Quiso ir más allá. Entonces surgió la idea de este segundo libro que aparece como una especie de continuación. Sigo contando para todos (UPCH, 2020) se constituye de 12 relatos que narran situaciones que transcurren dentro del entorno escolar. Para conseguir ello, el autor evidencia experiencias de la escuela, no solo de docentes, sino, además, de estudiantes y hasta de padres de familia, así como de todos quienes forman parte de ese entorno. Sucede que la escuela se compone en todos esos espacios y, precisamente, el escenario escolar se configura a partir de todos esos actores. Solo mirando todas esas realidades se puede entender la escuela de una manera distinta como una comunidad de aprendizaje, donde todos los actores que forman parte de ella se ven beneficiados con ello.

Las publicaciones de Danilo De la Cruz permiten aflorar lo que él mismo siente con respecto a su relación con la educación, labor que ha desarrollado a lo largo de los años. La memoria y la evocación, además, se configuran como parte del aprendizaje y hacia ello se dirigen los textos del autor.

En esta última publicación, el autor, precisamente, quiere hacer hincapié en el título. La idea es que el libro se dirija para todos, y no para un solo sector. La lectura, en gran medida, debe apuntar hacia ello. Y Danilo, con un lenguaje sencillo y asequible, logra que la lectura se difunda y permita una experiencia didáctica, una experiencia de aprendizaje para todos quienes conforman la sociedad alrededor de la escuela.