¿Ya empezaron a temblar o siguen en estado de catatonia? ¿Alguna culpabilidad de aquellos que prefirieron no ir a votar por quedarse en la playa, o por pereza de hacer la cola o ser “atrapado” como miembro de mesa? Pues será la multa más costosa de sus vidas. Comprendo el temor al contagio, pero las mesas se instalaron al aire libre y hay muchas formas de protegerse. ¡No busquemos excusas, todos somos responsables!
Si no vieron venir al sindicalista Castillo es porque no quisieron, no les importó. En marzo Pedro Castillo únicamente subió, a fines de ese mes ya tenía más votos que Urresti e inmensamente más que Guzmán, pero no le daban atención. Solo Perú21 hizo la tarea. Sacó una portada alertando de la presencia de Sendero Luminoso, entrevistó a Carlos Basombrío, quien cuando fue ministro del Interior en el 2017, en plena huelga magisterial, advirtió que sectores vinculados al grupo Proseguir de Sendero Luminoso que está en el Vraem y aquellos próximos a Movadef se habían unificado en un comité de lucha que presidía Castillo. Perú21 también desnuda al entorno radical y corrupto del candidato: Vladimir Cerrón condenado por aprovechamiento indebido del cargo cuando fue gobernador de Junín. Jorge Spelucín, radical antiminero, agitador y violentista, imputado por delito contra el patrimonio y usurpación agravada. Yuri Castro Romero, candidato al Parlamento Andino, quien se ha declarado admirador del actual dictador Kim Jong-Un y ha visitado Corea del Norte en tres oportunidades. José Balcázar Zelada, imputado por el delito de apropiación ilícita. Además de la extremista Dina Boluarte, candidata a VP, quien ha declarado que la clase media acomodada dejará de serlo, su equipo está básicamente constituido por radicales, corruptos y violentos. ¿En esas manos queremos dejar al país?
Castillo es maoísta, mucho más a la izquierda que Maduro y se va a enquistar en el poder todo lo que le dure la vida. ¿Les parece inconcebible que las zonas altoandinas voten por un filosenderista (altísimas en Junín, Ayacucho, Huancavelica y Apurímac, barrió a Verónika en el Cusco rural), a pesar de los estragos del terrorismo? Es la fuerza de la miseria, del odio a Lima, de no tener nada que perder. El único momento en que los peruanos somos realmente iguales es en las urnas. Todos los votos pesan lo mismo; el escenario perfecto para que los sentimientos de revancha salgan a luz.
Su Plan de Gobierno –ese que nadie se tomó la molestia de leer– es escalofriante. El Estado tendrá la exclusividad total sobre los recursos estratégicos como seguridad, energía, alimentación, economía y otros que lo ameriten. Renegociará con las empresas extractivas para que paguen un 70% de las utilidades, vale decir, exterminará la inversión privada en el Perú. Seguramente nos convertirá en una paria internacional nuevamente o expropiará las minas y regresaremos a las nefastas épocas de operadores estatales con empresas quebradas, corruptas y con pasivos ambientales irreversibles.
Indignante que Cateriano, envuelto en el odio infinito que también consume a Mario Vargas Llosa, pida que se vicie el voto en caso Fujimori pase con Castillo a la segunda vuelta; dar apoyo a Sendero Luminoso es la muestra más cruda de pobreza moral y desprecio por el Perú.