Hemos superado largamente 1 millón 500 mil ciudadanos infectados por covid-19, aunque algunas voces oficiales lo nieguen. El estatal Sistema Nacional de Defunciones (Sinadef) ya estaría registrando más de 150 mil muertes por covid-19 o SARS-CoV-2; el estatal Ministerio de Salud reconoce sólo 55 mil muertes. Pareciera que estamos frente a un exprofeso escenario de confusión.
El presidente Sagasti ya tiró la toalla del Gobierno, siendo ellos los responsables por pésima gestión y peor corrupción, dice que “el Estado ha fallado”. Si es así, el Estado somos todos… todos hemos fallado. Todos somos responsables de los más de 400 médicos que han muerto por la covid-19, enfrentando esta pandemia, y siguen muriendo en Piura, Ayacucho, Puno, Arequipa, Lima, en todo el país. Antes Vizcarra, ahora Sagasti, seguirán rindiendo más “homenajes” a los médicos, pero seguirán muriendo porque el Gobierno no hace nada para evitarlo.
Las elecciones y la prensa adicta alGobierno han pasado por alto y le han quitado relevancia a una noticia que viene del mismo gobierno chino, las vacunas de Sinopharm no sirven, su eficacia es muy reducida, 50% o menos, y esas son las vacunas que se han administrado a todos los trabajadores del sector salud del país, que estamos en primera línea… es una realidad espantosa. Evitar más muertes es el objetivo no trazado.
La gestión desastrosa se repite en los hospitales, prevalecen las autocracias sin capacidad de gestión, pero con mucha capacidad de corrupción. ¿Es posible que en un área hospitalaria se utilicen los mismos pasadizos, ascensores, y los ambientes de hospitalización para pacientes covid-19 y no covid estén contiguos uno al otro?, eso genera más contaminación. ¿Es posible que en una institución de salud (EsSalud) se adquieran equipos de protección personal al doble del costo que otra institución (Minsa)? Mientras tanto asistimos penosamente a la muerte de muchas personas por falta de oxígeno, y seguirán muriendo por lo mismo.
Quienes estamos en los hospitales vemos desde adentro lo que los funcionarios no ven. Se evitaría muchas muertes de pacientes si se abastece los hospitales de oxígeno; se evitaría que un paciente llegue a la UCI si se adquieren sistemas de administración de oxígeno de alto flujo; si mejoran las condiciones de bioseguridad para atender a los pacientes; si se honran con los pagos y bonos ofrecidos en papel que hasta ahora no se cumplen; si se contratan trabajadores de salud bajo un régimen laborar con derechos, y no continúen contratados por locación de servicios a pesar de estar danzando día a día con la muerte atendiendo a pacientes covid sin ninguna protección. ¿Hasta cuándo, presidente Sagasti?