A poco más de una semana de las elecciones presidenciales, con una incertidumbre política total, rodeados de convocatorias a marchas pacíficas y otras un poco más eufóricas y hasta violentas, vemos cómo una vez más las condiciones que rodean nuestros negocios vuelven a verse adversas. En los últimos cinco años, he tenido la oportunidad de poder estar en diferentes escenarios hablando de emprendimientos, desarrollo de empresas y todo aquello relacionado a cómo dar los pasos correctos para llevar a cabo un negocio con éxito; siempre insistí en lo mismo, las habilidades blandas son la clave en este proceso. En circunstancias tan adversas como las que vivimos hoy, no nos va a ser suficiente tomar acciones objetivamente buenas para nuestros negocios; vamos a tener que acompañarlas con tranquilidad mental, adaptabilidad al cambio, tolerancia, comunicación asertiva, y demás habilidades que hoy sí serán determinantes para “superar la tormenta”.
Ahora, definitivamente muchos de nuestros negocios se han visto afectados de manera directa por toda la coyuntura; las medidas aún restrictivas por la pandemia, al alza del dólar, el freno en muchos mercados por la inestabilidad política son condiciones reales que a muchos nos han generado estragos importantes; la única manera de sobrevivir es justamente enfocando esta coyuntura como oportunidad y no como crisis. Es importante tener la fortaleza mental para entender que hay circunstancias que NO podemos controlar, que son reglas de juego que varían continuamente y debemos adaptarnos a ellas, aquí hay un primer diferencial entre los sobreviven y los que no; es increíble cómo el estrés y el concentrarse en aquellos problemas que no controlamos nos quitan demasiada productividad. Sumado a esto, debemos tener mucha adaptabilidad al cambio; no basta con entender que el escenario cambió, HAY QUE ADAPTARSE PRODUCTIVAMENTE y hacerlo de forma rápida y determinante; probablemente una de las barreras más difíciles de vencer es el aceptar que ya no ganaremos igual en cada venta, lejos de aferrarnos a ello, debemos reinventarnos para aumentar la cantidad de lo vendido y lograr así tener mejores resultados. Si tenemos la suerte de trabajar con un equipo, nuestra tolerancia es otro factor clave; como dueños de negocio somos los líderes de este proceso, debemos entender que cada miembro del equipo tiene sus propios temores y formas de afrontar esta situación, la comunicación asertiva será clave para mantener al equipo con buen rendimiento.
Entendamos algo, todo lo que hoy afrontamos, en su mayoría, NO LO PODEMOS CONTROLAR, si es una crisis total o una oportunidad de mejora y cambio para nuestros negocios, depende enteramente de nosotros. ¡Ánimo, tenemos mucho por hacer! Una excelente semana para todos.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.