Crónica de una aproximación sin especismo

Crónica de una aproximación sin especismo

La mayor parte de veces que escribo artículos los tengo que editar, pues entre palabras y oraciones entra la responsabilidad de un columnista en ser claros y didácticos para el lector, pero esta vez es la excepción, pues la crónica de la personita que escribe es impecable pues demuestra amor del puro y no puedo alterar el espíritu y esencia de sus sentimientos, que ojalá tenga toda la humanidad.

Mediante un taller que dicté en un colegio, a sabiendas que soy muy estricta en que capten y entiendan lo que expongo, pues tuve la sorpresa que hablábamos el mismo idioma, es por ello que se le premió con publicar su propia nota, ya que es un niño ejemplo y que será un adulto que siempre va a destilar amor a los animales, respeto y tenencia responsable, aquí su crónica:

Cuando tenía 2 años, me mudé a la casa de mi papá y sus 7 perros de raza Spaniel Breton. Inmediatamente hice una conexión muy fuerte con todos ellos. Hay unos de tamaño mediano, otros más grandes. De color blanco con color caramelo, de color marrón y uno negro. Somos inseparables desde el primer día porque les gusta que los cargue y que les haga cariño. El mayor se llama Lucas, él vive en el arcoíris hace unos años. 2 son hermanas, Blanca y Luna son muy tiernas. Nena vino de Argentina, es muy buena, cariñosa, es la mamá de Sassy y Rocky. Y el más travieso se llama Ashara.

Mi papi me ha enseñado a cuidarlos y siempre vamos él y yo a la playa y los soltamos. Aman la playa y el campo, les encanta bañarse horas en el mar y correr mucho por todas partes. Cuando alguno se enferma yo me pongo muy triste porque he crecido con todos ellos, pero mi mamá es media veterinaria y ella los cura. Cuando tuvimos bebés fue muy lindo tenía para mí solo 7 cachorros, uno de ellos se lo regalamos a mi Abu Tico, y también es inseparable de su Breton.

Espero algún día poder tener muchos perritos de esta raza porque son más que compañeros, te acompañan y nunca se separan de ti ni para dormir. Además de ser inteligentes ya que aprenden todo muy rápido son guardianes.

Cuando sienten que estás en peligro tratan de cuidarte en todo momento. Estoy muy agradecido con la vida, ya que fui bendecido con una familia muy unida y muy grande, tanto así que considero que mis 7 perros son como mis hermanos. Crecer desde los 2 años con ellos ha sido y es una mágica experiencia. JOAQUÍN DÍAZ

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.