El año 2018, el diario El Comercio publicó una encuesta que permitió concluir que los peruanos no diferencian lo que es un sistema socio económico de izquierda o derecha.
¿A qué se debe lo anterior? A que la mayoría de los políticos peruanos dicen ser de “centro” cuando en el actual universo político solo existen el mercantilismo de izquierda (socialismo), el mercantilismo de derecha y la Economía de Mercado (sistema que rechaza los mercantilismos).
Mercantilistas son los que usan su poder para obtener privilegios distorsionando el mercado. Los de derecha lo hacen usando el poder de su dinero y los de izquierda (socialistas) lo hacen gracias al poder que les da controlar la economía que tiene el Estado que ellos administran. Los de izquierda son estatistas porque les conviene a sus intereses que el Estado tenga cada vez más poder económico. Los mercantilistas de derecha sostienen que, como el mercado es perfecto, el Estado no debe intervenirlo para evitar que se corrijan las distorsiones que su mercantilismo le produce y los de izquierda sostienen que el mercado no es necesario porque su control de la economía es más justo que el mercado.
A diferencia de ambos mercantilismos, la Economía de Mercado acepta que no es un sistema socio económico perfecto porque los hombres no lo somos, por ello, con pesos y contrapesos, busca que los ciudadanos tengan cada día más acceso a sus derechos humanos, sociales y políticos; que los derechos patrimoniales de todos, como el de propiedad, sean seguros y también que el mercado tenga cada vez menos distorsiones mercantilistas. La Economía de Mercado puede ser de “izquierda”, si sostiene que el bienestar ciudadano se obtiene repartiendo las utilidades que produce el capital (no el capital) o de derecha si cree que este bienestar es mayor mientras más capitalizadas están las empresas. Sin embargo, el bienestar lo produce la capacidad que tiene un pueblo de alternar estas dos economías de mercado de acuerdo a las circunstancias. Estas dos Economías de Mercado tienen en común los principios necesarios para que su alternancia no sea traumática.
En la Economía de Mercado, el mercado no es libre, lo que es libre es la oferta y demanda, tan es así, que cuando los mercantilismos impiden que lo sea (por ejemplo, monopolios) la Economía de Mercado manda que se le intervenga para evitar que se le distorsione.