Quién podría cuestionar un presidente amigable componedor que invoca debate alturado para superar diferencias y confluir en puntos de encuentro, como lo ha hecho Francisco Sagasti; no obstante, es necesario traer a la realidad esa invocación, para que el grupo que representa no siga engañando al Perú.

La desesperación en derrocar al presidente Manuel Merino no radicaba en el falso golpe de Estado que inventaron, sino en la continuación acelerada del plan de dominación del Perú bajo el Gobierno Mundial que ha contratado grupos de izquierda, ONG y medios de desinformación para engañar al pueblo con que todos los crímenes que están cometiendo son luchas políticas genuinas.

Eso explica por qué desde el mismo Sagasti al asumir el mando presidencial, pasando por la ministra de Salud y hasta la de Defensa, tienen como prioridad la vacunación obligatoria de toda la población, siguiendo el plan genocida de la élite globalista que burlescamente dice preocuparse por la salud de la humanidad imponiendo vacunas fabricadas en cuatro meses para exterminar dos tercios de la población mundial.

La enorme soberbia que están demostrando en sus modos autoritarios y despreciativos de los derechos humanos y desconocedores de los tratados internacionales y leyes peruanas que los garantizan, revela cómo puede la conducta humana pervertirse al grado de convertir a un otrora defensor de derechos humanos en un violador de éstos y agente genocida en contra de su propio pueblo.

Defenestrar arbitrariamente a 14 generales de la PNP en un derroche de soberbia, para demostrar que ellos mandan imponiendo civiles en su administración, sólo demuestra que están cumpliendo con el plan de desactivación de las Fuerzas Armadas y Policiales, punto clave del plan colonizador del Nuevo Orden Mundial que propugna George Soros, para lograr el sometimiento del Perú al Gobierno Mundial, coincidencia que financie sus ONG.

Como verá , señor Sagasti, no hay solución a nuestra diferencias, ustedes persiguen entregar el Perú a un grupo de poder extranjero que nos está colonizando con la complicidad de gobiernos como el que usted representa, y nosotros, la mayoría de peruanos, amamos a nuestra Patria y vamos a defenderla de la rapiña de los delincuentes internacionales y de la vileza de los nacionales que falsamente invocan ideales políticos y sociales para exterminar peruanos y entregarla en manos de los colonizadores extranjeros a cambio del poder, que nunca lograrían legítimamente, y de un envenenado plato de lentejas.