Hoy se estima que existen cerca de 70 millones de refugiados en el mundo. No todos los Estados pueden satisfacer las legítimas aspiraciones de su población ni garantizar sus derechos. El problema migratorio ha sido y es uno de los más complejos. Ha creado polémica en las esferas políticas más altas y mucho sufrimiento entre las víctimas. Más aun si se trata de personas que se sienten o estas perseguidas por motivos políticos. Y los diversos actores —los que prestan protección y los perseguidos— son blanco de críticas. Todo ello demanda soluciones innovadoras en la que la política debía actuar, en clara evolución de las normas, invocando principios generales de derecho, a fin de brindar en la práctica la mayor protección a las personas.
Para calificar a las personas que se desplazan; se les denominan como asilados, personas desplazadas, apátridas, retornados, refugiados o ingresantes El sistema internacional ha establecido sustentos jurídicos, así como entidades intergubernamentales como privadas para ayudar a solucionar situaciones de crisis.
Es importante destacar ello porque en las relaciones internacionales aparecen siempre nuevas situaciones que no están previstas en las regulaciones. Estos días en el caso de Afganistán se trata de apoyar a las personas que buscaban la salida del país luego de que habían colaborado con los extranjeros estacionados en Afganistán. La República Federal Alemana optó por asumir “una obligación moral”, con ellos. Al facilitar la salida de su país por vía aérea califica la acción como “rescate”. No los califica como asilados. El drama en Afganistán – luego de los condenables atentados terroristas- se agrava . Se espera la intervención de las Naciones Unidas
En definitiva, la interpretación de las normas o convenios sobre Asilo y Refugio es potestad soberana del Estado que los acoge y califica. Este asume la responsabilidad sobre ello.
También en estos días en Bielorrusia se da otro drama que ha propiciado una reunión de la Unión Europea. Personas que quieren migrar a Europa son llevadas a la frontera de Polonia y Lituania, con “anuencia” de las autoridades bielorrusas. Ello es interpretado como una acción de venganza del dictador bielorruso por las sanciones impuestas por la UE. Se sabe también que la misma UE realiza transferencias de sumas importantes de dinero para que Turquía no permita que la migración afecte a Europa, deteniendo en sus fronteras millones de personas que buscan refugio.
En los valores que se desean cautelar está por encima la vida, así como la integridad física de las personas. A ellas se suman la libertad. Así el Derecho es una herramienta de los Estados para procurar justicia; y es, asimismo, una garantía para la paz.
Por ello resulta importante constatar que la capacidad de los gobiernos de dar garantías necesarias a los integrantes de un Estado-Nación, se ven contrastadas, con la oferta de países en que la democracia ofrece mayores libertades y la economía mejores oportunidades.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.