Las relaciones de pareja tienen un común denominador para que funcione la relación que es la integración en los aspectos espirituales, emocionales, intelectuales, sexuales, que el resultado es muy gratificante por la adaptación y equilibrio de las relaciones. Por eso es importante saber elegir a la pareja, la familia, amistades, porque a la hora de unirse forman una sola persona, se independizan de los padres para formar una nueva familia que viene con virtudes y defectos.
Es muy interesante que en la pareja exista mucha química en el ámbito espiritual por los sentimientos que se profesan, la nobleza, la humildad, el desprendimiento, la capacidad de ayuda mutua y frente a otras personas, sentirse que son importantes, buenos, que no solamente vivan el momento, sino que construyan una vida juntos con respeto, armonía y mucho amor.
Lo emocional marca el equilibrio de una adecuada relación, porque unirse a una pareja con problemas emocionales es un vía crucis, la falta de seguridad, autoestima, celos, impulsividad, maltrato físico, psicológico, sexual, la soberbia, el orgullo, los malos entendidos, las envidias, es un coctel demasiado riesgoso que pone en peligro la relación, más aún cuando una de las partes o ambas no aceptan que existe problemas que hay necesidad de solucionarlos por salud mental y son resistentes para solicitar ayuda profesional; y las consecuencias son más graves cuando existen hijos que asimilan los mismos patrones de conducta, si no se corrigen a tiempo, se repite de generación en generación con un pronóstico desfavorable para la relación, llegando muchas veces al divorcio, separación o los problemas forma parte de la dinámica familiar.
En el escenario sexual es muy importante que las parejas vayan al plano horizontal sin ninguna clase de inhibiciones, todo está permitido con la con sensualidad de la pareja. En el caso que existiera algún conflicto en esa área es necesario conversarlo o pedir ayuda u orientación de un sexólogo, para que les proporcione las herramientas necesarias para un mejor manejo de las relaciones sexuales.
En el área intelectual, hay que escoger la pareja que tenga similar preparación, a fin de que se pueda conversar de diferentes temas y obtener respuestas recíprocas, caso contrario la comunicación se vuelve un monólogo sin resonancia, sin eco, lo que es delicado, porque puede existir la tentación de parlamentar con otras personas que no sea su pareja. Por lo tanto, para una saludable relación de pareja es manejar estos ejes en comento en busca de la “felicidad”.
En una oportunidad, en consejería de pareja converse con un matrimonio que había cumplido bodas de oro, se llevaban a las mil maravillas. Cuando tocamos el área sexual, comentaron que con los años el sexo se había hecho más distante, prevaleciendo los profundos sentimientos de amor, respeto, fidelidad, comprensión, comunicación, el mirarse, acariciarse, la ternura, una sonrisa, cogerse las manos significaba para ellos lo más sublime y excelso y que la relación carnal había quedado en segundo plano y se sentían más unidos y enamorados con el transcurrir de los años y concluyeron que la “felicidad” está dentro de cada uno de nosotros. ¡Búscala!

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.