Columnista - Daniel Parodi

El pueblo dijo no

Daniel Parodi

7 oct. 2016 00:00 am
A+

Las reacciones ante la victoria del No a los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC en Colombia han generado un debate más polarizado y maniqueo en el Perú que en la tierra del café. Allá las opiniones de los protagonistas han sido ponderadas; coherencia en el presidente Santos, en el opositor Andrés Pastrana y hasta en Álvaro Uribe, tan destemplado crítico de las negociaciones.

Acá, en cambio, aprovechamos la ocasión para agarrarnos a “chavetazos” izquierdistas y derechistas: los primeros, con su habitual “desdén por lo popular” si decide distinto a lo que ellos piensan, han deplorado la “inconciencia” de los colombianos en dejar ir una paz esquiva hace 52 años y hasta han sugerido revertir el resultado en el Congreso.

La derecha ha arremetido contra los “rojos”, denunciando una conspiración comunista y la consumación de una inaceptable impunidad al terrorismo, al que no dejaron de comparar con la violencia interna que sufrimos en las décadas de los 80 y 90. Ni siquiera han faltado los pedidos de renuncia de Santos a la presidencia, cuyo periodo concluye recién en dos años.

Pero el No al referéndum es un mensaje del pueblo colombiano: no queremos la paz en estas condiciones y esta decisión soberana debe ser respetada por la comunidad internacional, tanto como comprenderse que algo intragable debió contener el acuerdo de paz para que Colombia rechace lo que avalaron el Papa Francisco y Ban Ki-moon.

Las 26 curules de oficio en el parlamento colombiano, la cadena de televisión, las de radio en cada provincia, la subvención económica a la cúpula daban la impresión, más que de amnistiar, de convertir a las FARC en un partido político con evidentes ventajas sobre los demás. ¿Un plan para la futura toma del poder? Esos puntos, sin duda, deben revisarse.

Lo positivo del resultado es la voluntad de continuar negociando, expresada en la invitación de Santos a la oposición a sumarse a ella. Ahora la pelota está en manos de los detractores del proceso de paz pues una amnistía como esta requiere necesariamente concesiones recíprocas: 260,000 muertos y tantos millones de vivos en las zonas de conflicto la claman, Colombia la necesita para lanzarse al mundo.

¿Tendrá la oposición colombiana la voluntad de renegociar la paz admitiendo concesiones imprescindibles a las FARC o buscará, por cálculo político, llevar el proceso a puntos muertos para hacerla fracasar? Esperamos lo primero.

Post Relacionados

El Perú y el imaginario del progreso

A pesar del mal gobierno de Ollanta Humala, hasta hace poco el imaginario del progreso era el discurso dominante en el Perú. Este se fue consolidando desde que recuperásemos la democracia con Valentín Paniagua en 2000, y con el crecimiento económico desde Alejandro Toledo, que se potenció con Alan García y se mantuvo a pesar

EL OTRO SALVADOR

DANIEL PARODI En el colegio me encantaba poner apodos y eran bastante acertados; mis amigos y amigas me lo recuerdan, a varios les hice pasar malos ratos; una amiga me confesó cuánto me temía en el colegio, me he disculpado con varios. En esa época no existía el concepto del ‘bullying’ siquiera, aunque sí recuerdo

LAS VENTANAS DEMOCRÁTICAS DE VÍCTOR RAÚL

DANIEL PARODI Víctor Raúl quiso construir lo que hasta hoy no hemos construido. Un Perú democrático, civil, educado y justo. Las ventanas democráticas se han abierto poco en la historia del Perú y siempre después de prolongadas dictaduras que nos obligaron a reconstruir las instituciones desde cero. 1931 fue una de esas coyunturas. Cayó Leguía