El campeón hace la diferencia en la pretemporada pero ninguna pretemporada se juzga por resultados. Ojo si juzgamos por rendimientos tampoco hay nota aprobatoria, pero lo que vale en la evaluación es lo que empiece a mostrarse este fin de semana con el aguardado inicio del torneo. Y en el caso de Universitario, será el momento del debut copero allá en Asunción.

Ya el Muni pasó por el trance y fue eliminado en el último minuto. Como tantas veces la Sub 20. Y a todos los que piden una fórmula mágica para terminar con esa seguidilla les respondo que basta seguir la vieja receta. Ocho horas de sueño y tres comidas diarias y verán cómo aguantamos noventa minutos. No seamos cobardes.

Además el problema de la Sub 20 actual nunca fue un problema de último minuto. Al contrario, lo actuado en Ecuador sirvió para demostrar el retroceso. Y cómo. Dejaron pasar todo un año con tal de esperarlo y contratarlo a Ahmed. El 2016 empezó ya con Ahmed y su supuesto gran cuerpo técnico empoderados. Un año después volvemos a sentir que hemos caído en el juego del palo encebado. Y si vieran los sueldazos. No son para estos resultados.

En medio de semejante fastidio el aficionado se pregunta si en marzo la selección podrá o no estar en el ritmo de competencia deseado. No creo. Orejas sigue sin competencia. Jefferson recién estará dejando de ser ex jugador. Paolo, Trauco y Cueva, felizmente, vendrán aderezados con la saludable competitividad del torneo brasilero.

Pero soñar, por ejemplo, con Vargas en la selección es una quimera. Para empezar el Loco  tiene que hacerla en la U y eso está por verse todavía.  Sí, la Robert también jugó en primera línea de volantes y manejaba el equipo. Pero Juan Manuel no da la talla.