Nuestra Constitución y leyes reservan el desempeño de algunos cargos (Presidente de la República, congresista, ministro, etc.) o actividades (medios de comunicación, etc.) para peruanos de nacimiento. Sin embargo, con razón no exigen tener solo la nacionalidad peruana para ejercerlos.
Infortunadamente, los peruanos nos hemos tenido que enterar, gracias a la prensa y no por la propia declaración de quienes lo han sido, que un Presidente, ministros y algunos candidatos, poseen, además de la peruana, otra nacionalidad. Recordemos que, sin conocerlo los peruanos, una ciudadana chilena pudo, para ser ministra de este régimen, aprovechando que había nacido en el Perú, gestionar su nacionalidad peruana. Todos los peruanos tenemos el derecho de conocer las otras nacionalidades que tienen aquellos que desempeñan cargos reservados solo para peruanos de nacimiento.
Un peruano de nacimiento puede adquirir (normalmente sin hacer juramentos) otra nacionalidad si de acuerdo a las leyes del otro país tiene derecho a ella (hijo de un ciudadano del otro país, etc.) También la puede adquirir nacionalizándose, en cuyo caso, el país que la otorga exige al nacionalizado algunas lealtades que pueden variar de acuerdo a los países. Los EE.UU., por ejemplo, no obligan al nacionalizado a renunciar sus nacionalidades anteriores, pero sí a abjurar entera y completamente toda lealtad y fidelidad que tiene a los países del que es nacional en el momento que recibe la nacionalidad norteamericana.
Sin embargo, los congresistas o candidatos a serlo, no están obligados a consignar en su hoja de vida las otras nacionalidades que pudieran tener. Desde hace más de 10 años esta columna pide que se obligue a realizar una declaración jurada de nacionalidades a quienes desempeñan o pretendan hacerlo, un cargo o actividad reservada solo para peruanos de nacimiento. La negligencia personal de cada uno de los congresistas es grave porque en la actualidad también existe encarpetado en el Congreso un proyecto de ley que crea este juramento y ninguno de ellos tiene interés en que se ponga en la agenda.
Todos los peruanos de nacimiento tienen el derecho de desempeñar cualquier puesto reservado para peruanos de nacimiento sin importar si tienen otra nacionalidad, pero así mismo todos los peruanos tenemos el derecho de conocer todas las nacionalidades que ellos tienen, entre otras razones porque un peruano que desempeña un cargo reservado a peruanos de nacimiento y tiene otra nacionalidad además de la peruana puede tener intereses en conflicto.
Qué feo sería enterarnos que otro presidente nos ha ocultado sus nacionalidades.