En 2012, por ejemplo, la revista Forbes calculó la fortuna de Fidel Castro en novecientos millones de dólares y, más recientemente, la de la hija de Hugo Chávez en tres mil millones.

El candidato Pedro Castillo, de Perú Libre, con una subida galopante en los últimos días, encabezó como líder Sindical del Sutep la huelga magisterial de 2017, reclamando más sueldo y que el Ministerio de Educación no evaluase periódicamente el desempeño de los maestros. La gracia dejó sin clases durante tres meses a los niños y niñas más pobres. Así son los comunistas sus derechos están por encima de los del resto, aunque eso condene a que los chiquitos a quedar rezagados en conocimientos, obstaculizando así su salida de la pobreza o, al menos, elevar su calidad de vida.

No existe ideología más negativa que el comunismo, marxismo, socialismo o como quieran llamarlo. Allí donde se ha instalado solo produjo atraso, muerte y falta de libertades. Nada hay más inútil, corrupto y peligroso que un comunista por bien intencionado que crea ser. Miren no más cómo terminó el experimento de la sonriente Susana Villarán, con todos sus rojitos embarrados hasta el cuello con OAS, el caso Lava Jato y el cártel de la construcción.

Basta, además, ver la tragedia generada por el mal manejo de la pandemia a cargo del pillo Vizcarra y su mortífero ministro de Salud, el muy rojo Víctor Mesía; y observar la brutal incompetencia para todas las materias vinculadas a gobernar del interino señor de los pañuelos, Francisco Sagasti y la terquedad de que los privados no contribuyan con la vacunación, condenando a miles a muerte con negativa.

“El marxismo ha sido una ideología improductiva, inviable, y sin resultados positivos durante más un siglo. No produce absolutamente nada más que resentidos sociales”, escribe en el Panampost, Armando Colina, experto en Derecho Constitucional y Ciencias políticas. Ver: https://panampost.com/editor/2021/04/08/seis-razones-proscribir-marxismo/

Algo que jamás defenderán estos, es el derecho de todo individuo a enriquecerse dentro de la ley, gracias a su esfuerzo, sus conocimientos y capacidades con un Estado que no se entrometa con los privados, no los devore con impuestos, les garantice un mercado libre para competir lealmente y estabilidad jurídica.

Solo tres candidatos lo entienden así: Keiko Fujimori, de Fuerza Popular (K); Rafael López Aliaga, de Renovación Popular (R) y Hernando de Soto, de Avanza País. Tres defensores de la vida, de la familia y del derecho a generar riqueza para acortar las brechas. Vota bien, no votes rojo. Apuesta por quienes nos sacarán de las cenizas, del dolor y la muerte generada por la caviarada y la extrema siniestra.