El ministro de Justicia declara que el Gobierno no piensa en proponer una cuestión de confianza para frenar una probable censura contra el ministro de Trabajo.

En el Congreso no se presenta la moción de censura en ciernes y se posterga el pleno por una semana más, pero, en un acto incomprensible por su apariencia medrosa y servil, previamente los voceros de bancada concurrieron al Palacio de Gobierno buscando una entrevista con el Presidente para conocer su posición respecto de la censura y la probable cuestión de confianza sin recibir una respuesta concreta cuyo vacío se agrava con las declaraciones de varios congresistas oficialistas y del primer ministro, casi desautorizando lo dicho por el ministro de Justicia quien, además, nos distrae con la noticia de su reunión con Vladimiro Montesinos, quien le habría indicado que ya tenía un plan de pacificación del país que había coordinado con Abimael Guzmán en su momento.

El congresista Bermejo sigue recolectando firmas para impulsar un referéndum hacia el objetivo principal del Gobierno que es la Constituyente sin importarle mucho la modificación del Art.206 de la Constitución vigente, además de su febril actividad en la formación y funcionamiento de las modernas escuelas populares a nivel nacional, en las cuales Abimael Guzmán es presentado como un respetable y respetado filósofo.

Los chats entre congresistas y líderes del partido de gobierno en los cuales destaca el primer ministro Bellido, piden la cabeza del canciller y del vicecanciller por sus declaraciones sobre Venezuela y el grupo chavista porque es evidente, por el contenido del ideario que presentaron como plan de gobierno, que su decisión es adherirse al grupo de países que han asumido esa forma de gobierno, por lo cual no resulta extraño ver a Evo Morales pavonearse en nuestro país como si fuera el presidente del Perú.

El Presidente lanza públicamente la llamada segunda reforma agraria afirmando que la primera, llevada a cabo por Velasco Alvarado, quedó inconclusa, pero sin decirle a la población que inconclusa o no, fracasó en todo aspecto y sin mostrar un texto normativo que indique la forma y modo en que llevará a la práctica una medida de tal naturaleza ni de su financiamiento, para luego ir de visita al Ministerio de Trabajo a tomarse fotos con el cuasi censurado ministro Maraví.

Mientras, el combustible sigue subiendo de precio, el dólar continúa su carrera alcista, la reducción del precio del balón de gas comienza a ser una ficción con la subida del precio del GLP y del pan en un escenario de permanente incremento del costo de la canasta básica familiar en perjuicio de los que menos tienen.

Finalmente, el Presidente cierra el círculo afirmando que su gobierno no tiene la culpa de nada.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.