¿Cómo entender el fiasco gubernamental sobre la vacuna contra la covid-19? En una de las clásicas “Tradiciones” de Palma las razones del medroso Oidor fueron tres veces el miedo ya que su cabeza estaba en juego. En el caso del fracaso del Estado al no contar oportunamente con el preciado antígeno para combatir el maldito virus chino, ha sido la terrible combinación de un trío de factores que expresan la lacra de nuestro subdesarrollo institucional y que ha provocado que el Perú se encuentre a la cola mundial en la adquisición de la indispensable vacuna.

Supongamos –por dar el mayor beneficio de la duda- que más allá de los mendaces discursos del ex presidente Vizcarra, el país sí estuvo a punto de firmar con alguna transnacional farmacéutica la compra de las millones de dosis que se anunciaban y que la inoportuna vacancia del primer mandatario y la aberrante inestabilidad política que siguió tiró todo al traste. Esto es posible como también lo es la tardanza del incompetente Congreso en aprobar la ley que facilitase los plazos y términos para disponer por emergencia del dichoso antígeno y que recién ha sido promulgada. Pero ello no es suficiente para explicar el descalabro, por lo que hay que agregar la negligente actuación de la burocracia pública con sus inútiles comisiones multisectoriales, sus malos asesores y la duplicidad de cabezas sectoriales a través de Relaciones Exteriores y de Salud cuando debió existir un liderazgo único y apoyado por la valiosa y eficaz contribución que daba el Comando Vacuna integrado ad honorem por expertos y profesionales del sector privado que acabó ninguneado para desgracia nacional. Y, como deplorable broche final, sumemos al estilo del Oidor de marras, el conocido MIEDO –máxime en esta caótica coyuntura- del aparato burocrático a firmar y pagar por anticipado una adquisición millonaria cuando las vacunas todavía se hallaban en la fase II o III del proceso experimental y podían existir riesgos clínicos. No, así no negocia ni firma contratos el Perú soberano y ahora nos quedamos con los últimos en la carrera por proteger la salud de la población y salvar vidas.

Hoy se ofrece que la ansiada vacunación podría empezar durante el primer semestre del próximo año y que al frente del Grupo de Trabajo creado con este fin estará Carlos Neuhaus Tudela en quien SÍ puede confiarse en medio de la decepción y desconfianza oficial generalizada. Dios nos oiga. Los peruanos que logren inmunizarse lo agradecerán.

¡AMÉN!