En los tres últimos meses se ha generado malestar en los hogares por el precio que se viene pagando por el gas licuado de petróleo (GLP), que se expende en balones de 10 kg. El descontento no ha llegado a mayores, porque el centro de atención en las noticias ha estado en otros temas. Los políticos, de la vacancia presidencial y asunción del gobierno de transición; las protestas de los trabajadores de la agroindustria y la escalada de la covid-19, donde se pone en juego la vida de miles de peruanos.

A pesar de todo esto, el tema GLP subyace en los hogares de todos los niveles socioeconómicos, desde San Isidro, donde se llega a pagar 49 soles, pasando por San Borja donde se cobra hasta 45, Miraflores donde el precio es de 42; Surco, hasta 37 y San Juan de Lurigancho donde se vende hasta en 33 soles. Diversidad de precios de explicación nada fácil.

Hay tareas pendientes que competen a la autoridad, en este caso el ministro de Energía y Minas (Minem). Tendría que salir a explicar razones, realizar la obligación incumplida, hacer actos de contrición y propósitos de enmienda.
La explicación tiene que ver con lo que ocurre en el mercado internacional que marca el precio local, pues la importación es la señal del costo de oportunidad. En el periodo del 29 de junio del 2020 al 11 de enero de 2021, el precio FOB en la Costa del Golfo de México, que es el referente de exportación marítima, se ha incrementado en 62.8%, lo que tiene su correlato local. Es necesario que se precise que el costo internacional tiene una incidencia del orden del 43% en el precio al consumidor.
La obligación incumplida es que la determinación de la ponderación del precio internacional señalada se ha convertido en discutible y recién han reaccionado en el ministerio, dictando una norma insuficiente para tratar de fijar su posición, prometiendo resultados para dentro de cuatro meses, en plena campaña de la segunda vuelta electoral.
El acto de contrición debería hacerse obligatoriamente, la discusión sobre la formación del precio data desde el 2003, correspondiendo al ministro actual asumir los pasivos y activos heredados. El propósito de enmienda debe ser salir a comunicar, los ánimos se van caldeando y está en formación un nuevo foco de protesta.